script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Cantabria-Vitoria-Puglia

La ciudad italiana de Puglia, al sur del país, ha albergado esta semana, del 20 al 26 de julio, el Puglia International Film Festival, certamen en el que Una marcia da ricordare, título con el que se ha traducido en Italia Vitoria 3 de marzo -que ya está en España editada en DVD y se puede alquilar en la plataforma digital Rakuten TV-, ha conseguido cuatro premios, reconocimientos varios con un notable protagonismo cántabro que va desde la dirección de la película a la interpretación.


Tras su paso por los festivales de Tallin (Estonia), San Sebastián y el BCN Film Festival y su estreno en salas españolas el 1 de mayo del pasado año, la ópera prima del cántabro Víctor Cabaco consiguió, entre otros reconocimientos, el Premio Chiave d’oro 2020 al Mejor Largometraje, galardón concedido, según el jurado, por ser 'una película de gran impacto capaz de representar hechos reales con gran fuerza, unos hechos pertenecientes a un momento histórico muy significativo. La reconstrucción histórica, la escenografía y el vestuario resultan muy bien estructurados. Una obra que logra transportar al espectador al interior de la historia, presentada con gran dominio del lenguaje cinematográfico'.


Los otros tres galardones recibidos por Vitoria 3 de marzo, cuya crítica puedes leer AQUI, han sido el Premio a la Mejor Actriz Protagonista, para Amaia Aberasturi (Los castigadores); el Premio a la Mejor Actriz Secundaria, para la también cántabra Ruth Díaz (Hogar), la intérprete campurriana que sigue siendo reconocida a nivel internacional, y de nuevo en Italia, como ya ocurrió con su premio en el Festival de Venecia tal y como se puede leer AQUI; y el Premio al Mejor Actor Secundario, para Alberto Berzal (Víctor Ros).


El 3 de marzo de 1976, tras meses de huelga en demanda de aumentos salariales, las comisiones de trabajadores en las empresas en lucha convocan una jornada de paro general en Vitoria, ciudad con un movimiento asambleario que preocupa al Gobierno, temeroso de su posible extensión al conjunto del Estado Español. En la iglesia de San Francisco del barrio obrero de Zaramaga, miles de trabajadores y trabajadoras se reúnen en asamblea. En el exterior hay congregadas muchas personas más y, en medio, un centenar de agentes de Policía armada. Durante los sucesos, cinco trabajadores resultan muertos a manos de la Policía. Begoña, una joven de clase media, vivirá en primera persona aquellos hechos.