script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

LeeEntrevista: Caque y Juan Trueba ("One Step Ahead")

Este martes, 12 de Mayo, la Filmoteca de Cantabria, escenario cinematográfico en el que ambos confiesan haber crecido de la mano del séptimo arte, alberga el estreno de "One Step Ahead", primer trabajo co-escrito y co-dirigido por los hermanos Caque y Juan Trueba después de trabajar juntos, en diferentes facetas, en otros proyectos como "Mi día favorito". Si bien puedes leer AQUI más información sobre "One Step Ahead" y su esperado estreno, te ofrecemos a continuación una entrevista conjunta con ambos:


Cinentérate: Meses después del rodaje en Cantabria, llega el estreno de "One Step Ahead" también en casa. ¿Cómo se afronta este nuevo acontecimiento dentro del conjunto del proyecto?. ¿Cómo ha sido llegar hasta aquí?. ¿Estrenar en casa es más una necesidad, una obligación, una deuda...?.

Caque & Juan Trueba: El estreno es una parte muy importante dentro del conjunto del proyecto. Se afronta con muchísima ilusión y también, para qué engañarnos, con muchos nervios. Es la puesta de largo delante del público, delante del reparto y del equipo técnico, así que estamos nerviosos y expectantes por saber si gustará a la gente. Esperemos que sí. El proceso ha sido sobre todo largo. Desde que planteamos la idea hasta que la rodamos no pasó demasiado tiempo pero luego, en la etapa de post-producción, hemos tardado bastante más. 

Hemos querido cuidar el montaje y darle muchas vueltas antes de tener el definitivo. Después llegaron los grafismos, las locuciones, voces en off, composición de la música, diseño de créditos... Un proceso, como decimos, largo pero muy bonito de llevar a cabo. Estrenar en casa es un absoluto placer, y más hacerlo en la Filmoteca de Cantabria. Desde niños hemos ido allí a ver ciclos de cine de Almodóvar, películas del John Ford... así que ver "One Step Ahead" en esa misma pantalla es un subidón absoluto.

Cinentérate: Rodado el pasado Agosto, en cierto modo y literalmente en casa, ¿"One Step Ahead" fue, también y en parte, una excusa perfecta para camuflar de trabajo unas vacaciones?. ¿O quizás os resulta imposible dejar de lado la pasión por este trabajo incluso en verano y, de hacerlo, mejor jugando como locales y en un entorno como Cantabria?.

Caque & Juan Trueba: Fue justo lo contrario. Buscábamos veranito en Cantabria, playa por el día y terracita por la noche. Pero por motivos de agenda nos tocó ponernos a trabajar en vacaciones. En verano, yo estaba en Madrid trabajando y justo cuadraron dos semanas libres en Agosto. Hablando con Juan vimos que era el momento ideal para llevar a cabo el rodaje del proyecto, ya que sino perdíamos el verano y yo volvería a currar en Madrid así que esas dos semanas eran nuestra única posibilidad. 

La primera la destinamos a hacer una preproducción express. Liamos a todo el equipo, cerramos agendas, construimos la cabaña y nos desplazamos hasta Hazas de Cesto, lugar donde se grabó el corto. Y en la segunda rodamos los casi quince minutos de metraje final. Para nosotros, jugar como locales es un absoluto privilegio. No todo el mundo puede decir que cuenta con unos escenarios naturales como los que tenemos en Cantabria, así que cada vez que podemos rodamos en casa. 

La fecha en la que lo hacemos da lo mismo, esta profesión te engancha de tal manera que siempre estás dispuesto a rodar. Muchas veces te lo pasas mejor rodando que en tus tiempos de ocio, así que este cortometraje tiene mucha mezcla de las dos cosas: mucho trabajo y mucha diversión.


Cinentérate: Por primera vez, después de trabajar juntos en otros proyectos comunes, pasáis en "One Step Ahead" a ser co-guionistas y co-directores, además en el caso de Juan también coprotagonista. ¿Cómo ha sido el reparto de tareas y, sobre todo, trasladar el vínculo familiar a esta nueva situación profesional mucho más directa y con unas más evidentes (auto)exigencias y responsabilidades?.

Caque Trueba: Trabajar con Juan es algo súper sencillo. Es una persona creativa y con las ideas claras, pero abierto al diálogo y la creación conjunta. Una mañana llegó diciéndome que tenía una idea que le gustaría desarrollar. Me enseñó un boceto que había redactado y un pre-guión con todas las ideas que quería narrar. En ese momento arrancamos el proceso de colaboración como guionistas y nos sentamos a dar forma a todas esas ideas. 

Fue muy sencillo porque sabíamos perfectamente lo que queríamos contar, y de qué manera lo queríamos hacer. Después la idea de codirigirlo vino sola. Juan quería probar esta nueva faceta y yo estaba encantado de poder hacerlo con él. Nos encargamos los dos de las dos cosas: de planificar el rodaje, de buscar el elenco más adecuado, de cerrar el equipo... y, una vez metidos en materia, Juan se encargaba más de la parte actoral y yo de la parte técnica. 

Es el primer trabajo que firmamos a medias, pero en realidad en todos los anteriores ya hemos estado codo con codo siempre teniendo en cuenta la opinión del otro a la hora de tomar una decisión, así que esta unión ha sido sencilla de llevar a cabo. 

Juan Trueba: Partimos de una relación creada hace ya muchos años, de hermanos que han compartido cuarto y aficiones desde pequeños. Trabajar con Caque es todo comodidad. Además de la calidad profesional y humana que el resto del equipo puede percibir, yo tengo la conexión de hermanos, por ello es muy fácil entenderse. Este es el primer proyecto que firmamos conjuntamente como directores, pero, evidentemente, su bagaje previo hace que, ante cualquier duda, su opinión sea muy tomada en cuenta. 

Por otro lado, y también por esa relación que tenemos, a los que nos conocen les hace gracia ver con qué delicadeza trata al resto del reparto, sin embargo conmigo es mucho más directo y sin miramientos. Sabemos cómo somos y aunque estemos trabajando seguimos siendo hermanos. 


Cinentérate: "One Step Ahead", una historia con el amor como elemento de cuerpo presente y ¿en inglés?. ¿Qué historia nos cuenta vuestro nuevo cortometraje, y qué historia hay tras su historia?. Por cierto, ¿por qué este carácter anglosajón como tarjeta de presentación del proyecto?.

Caque Trueba: "One Step Ahead" cuenta una historia universal, que cualquiera puede sentir como propia. Habla del salto a la madurez, de asumir que a veces en la vida las cosas no salen como uno quiere y eso no tiene porque ser malo. Y, en cuanto a la historia tras la historia, supongo que tiene cosas de la vida personal de Juan, otras de mi vida, de las vidas que tenemos cerca, de películas... Como te digo, es tan extrapolable a cualquiera que ojalá el espectador, cuando lo vea, piense que hablamos de él y se sienta muy identificado con Javier y Sofía. 

En cuanto al idioma, fue una decisión tomada por Juan y a mi me pareció perfecto. Nos gustaba esa mezcla de castellano e inglés, esas clases particulares tan de verano y esa sensación de que el hilo que une a los dos personajes de la película no es la lengua escrita o hablada, sino todo aquello que no se dice, aquello que queda entre líneas y que los dos conocen perfectamente.  

Ese es el motivo romántico del idioma, también está la idea que nos gustaba de mover un cortometraje bilingüe por festivales, tratar de que "One Step Ahead" se vea fuera de nuestras fronteras y probar a ver cómo funciona en el extranjero. 

Juan Trueba: Como dice Caque, hay mucho de historia propia, de nuestras relaciones con las mujeres de nuestras vidas encarnada por un solo personaje. El origen de la idea parte de romper con esa concepción idílica e irreal del amor con la que creo que ambos hemos crecido. El amor es imperfecto y así debe de ser: los achaques, los desengaños, los cambios de rumbo... madurar en definitiva.

Escribiendo y rodando "One Step Ahead" he madurado y he dado un paso adelante junto con los personajes del corto. El tema del idioma es una cuestión simbólica, pero que se acabó convirtiendo en pilar de la historia. A mi manera de ver, el personaje que domina y enseña dicha lengua es la persona que no sabe expresar, mientras que la que tiene las ideas claras y las quiere exteriorizar no puede por la dificultad que le supone esa lengua. Y es que así somos las personas, que muchas veces no nos entendemos porque no queremos o porque nos cuesta hacernos entender.


Cinentérate: Uno de los proyectos en los que Caque estaba tras las cámaras y Juan delante de ellas fue "Mi día favorito", un cortometraje rodado también en Santander. Una historia, aquella y a priori, bastante personal y romántica, con cierta mirada puede que hasta nostálgica. La historia de "One Step Ahead" parece tener, en cierto modo, un tipo de relación con estos elementos, sobre todo con ciertas etapas de crecimiento/formación/madurez, y quizás incluso podría parecer la continuación de aquel relato. ¿Sería descabellado pensar en una hipotética trilogía?. ¿Existe algún tipo de concepción en este sentido?.

Caque & Juan Trueba: "Mi día favorito" fue el primer cortometraje que rodamos y le tenemos un cariño muy especial. Se estreno en el Palacio de la Magdalena (donde fue rodado) en verano de 2010 y fue una experiencia muy positiva. "One Step Ahead" sí tiene puntos en común, pero creo que es una visión más madura y real de las relaciones. Creo que "Mi día favorito" es un corto romántico, que cuenta una historia que a todos nos gustaría que nos pasase, una historia bonita cerca del mar y con final feliz. 

"One Step Ahead" es una historia más real, dentro de este marco de cuento (la cabaña) en el que la hemos llevado a cabo. Habla de temas, a mi juicio, más profundos y más interesantes. Es una historia menos contemplativa y más reflexiva, pero bueno, eso lo juzgará el espectador cuando lo vea. Y en cuanto a la trilogía, creo que con este corto cerramos un ciclo que se abrió en 2010 con "Mi día favorito", 2012 "El príncipe de la clase" y 2015 "One Step Ahead". Tres trabajos muy distintos entre sí, pero con puntos comunes en cuanto a su forma se refiere. 

Ahora toca abrir una nueva etapa con trabajos de otros géneros, como el thriller o el terror. Queremos probar a ver qué tal se nos da contar otro tipo de historias, abandonar a nuestros personajes románticos y filosóficos para tratar de descubrir otros protagonistas y otros mundos que contar.

Cinentérate: Alejandro Albarracín, Aura Garrido, Lara de Miguel... Un reparto, sin duda, de primer nivel por talento y popularidad. ¿Un casting destacado fruto del interés por un guión y/o por vínculos de amistad?.

Caque & Juan Trueba: El casting que logramos es algo que todavía no nos creemos. Poder contar con gente tan profesional, tan buena y con tantas ganas de involucrarse en el proyecto es algo que nos ha motivado mucho y nos ha obligado a exigirnos dar el todo por el todo para que el resultado sea acorde al trabajo del equipo. A algunos de los actores les conocíamos personalmente, con otros fue nuestro primer contacto.

Por eso, cuando les enviamos el guión, asumimos que se trataba de un primer 'examen' a superar y los nervios por saber su respuesta estaban muy presentes. Cuando fueron dando 'feedback' y vimos que las respuestas eran positivas nos alegramos muchísimo. Ahí es cuando realmente fuimos conscientes de que el proyecto estaba lanzado y que ya no nos podíamos echar atrás. 


Cinentérate: Dicen las lenguas costumbristas del mundo del cine que no se recomienda trabajar con niños. En tu caso, Caque, "El príncipe de la clase" y ahora "One Step Ahead" navegan contra esa corriente y rompen ese concepto. ¿Cuál es la clave para hacerlo y, además, hacerlo bien?. ¿Una cosa es el resultado en pantalla y otra la que sucede tras las cámaras?.

Caque Trueba: Siempre que termino un rodaje en Cantabria digo que el próximo lo haré con dos adultos, en una habitación interior, manteniendo una conversación. Al final, nunca lo hago. Rodar con niños tiene algo que me encanta y es el resultado final en imagen. Cuando rodamos "El príncipe de la clase" contamos con la participación de veinte niños de unos once años. Ahora veo las imágenes de sus caras, esa expresividad natural, esa forma de moverse sin saber que nadie les está grabando... y me encanta. 

En "One Step Ahead" nos ha pasado lo mismo. Amaia y Fernando, que eran los más jóvenes, han dado al corto lo que buscábamos, una naturalidad que nos encanta. Recuerdo que en una de las secuencias tenían que pegar la frente del uno a la del otro, y de la vergüenza que les daba no se atrevían ni a mirarse. Eso es fantástico a la hora de verlo en pantalla. 

Con Paula y Edgar ha sido diferente, ya que al ser adolescentes el lenguaje y los códigos al hablar son radicalmente opuestos, ya estás hablando con adultos que comprenden qué es lo que buscas en cada escena pero siguen aportando esa ingenuidad propia de la edad, y de la duda de saber si lo estarán haciendo bien. Esa duda, esa naturalidad es algo que me encanta de los actores jóvenes. Y lo que sucede tras las cámaras es distinto pero lógico. 

Un rodaje no es como lo pintan en las películas, es un proceso duro, pesado y repetitivo así que para un niño mucho más. Creo que lo fundamental a la hora de saber manejar estas situaciones son dos cosas: tener paciencia para saber lograr lo que buscas de la mejor manera posible y rodearte de un equipo de producción tan fantástico como el mío, que tanto en "El príncipe de la clase" como en "One Step Ahead" ha sabido manejar bien los tiempos para aportar ocio a los niños y hacer que el trabajo en rodaje fuese divertido. Todo ello sin que yo me enterase para que pudiera estar concentrado en lo mío. ¡Menudo equipazo!.


Cinentérate: Si tengo bien entendido, "One Step Ahead" fue uno de los proyectos subvencionados en una de las últimas convocatorias de la Consejería de Cultura. Si es así, y dado que no suele financiarse el total del proyecto, ¿se aceptó dicha ayuda?. En ese caso, ¿qué ha supuesto para el desarrollo del mismo?. ¿Hubiera sido posible sin dicha aportación?.

Caque & Juan Trueba: La ayuda de la Consejería de Cultura ha sido vital para levantar el cortometraje. Cuando dimos por cerrado el guión, vimos que se trataba de un proyecto de envergadura. Necesitábamos buscar diferentes fuentes de financiación para sacarlo adelante y una de ellas fue la ayuda que nos otorgaron. Creo que sin esta ayuda hubiera sido imposible llevar a cabo este proyecto de la manera y condiciones en la que lo hemos hecho. 

Sin duda, sin esta ayuda y sin las inversiones privadas que hemos recibido hubiera sido imposible. La Consejería de Cultura ofrece esta subvención, pero por ley, en ningún caso, la cuantía económica puede ser superior a la inversión del productor, por lo que ha hecho falta la colaboración de varios agentes privados que han creído en "One Step Ahead". 

Cinentérate: Ahora toca estreno y, después y seguramente, distribución en festivales. Más allá de este horizonte a corto y medio plazo, ¿hay más proyectos en el cajón para que Caque y Juan reincidan en esta nueva realidad codo con codo?. ¿Algún otro proyecto conjunto de cortometraje sobre el que ya estéis trabajando?. Y por separado, ¿en qué otros proyectos audiovisuales os podremos seguir la pista próximamente?.

Caque Trueba: Sinceramente, ahora me apetece disfrutar de la distribución del cortometraje. Hacerlo con calma y bien hecho. Ojalá "One Step Ahead" pueda verse en muchas ciudades y países distintos, pero no nos vamos a engañar. Siempre que un proyecto termina hay que tener otro en la mente, otra idea que te ilusione y creas que merece ser contada, así que sí, ya estamos dándole vueltas a un nuevo cortometraje. 

Todavía no hay nada escrito, pero está la idea merodeando nuestras cabezas, así que probablemente dentro de poco volvamos a juntarnos codo con codo a idear el proyecto como hemos hecho siempre hasta ahora. En cuanto a proyectos más personales, tengo muchas ganas de probar a dirigir actores sobre las tablas. Intentar sacar algo de teatro que pueda ser interesante. Pero bueno, si el audiovisual está complicado, el teatro parecido, así que habrá que ir despacito, dando pequeños pasos y tratando de seguir contando historias que es lo que más me gusta del mundo. 

Juan Trueba: Por mi parte, siempre hay en la cabeza alguna historia a la que se le busca forma, se le trata de encauzar con calma pero sin detenerse. Ahora, por lo pronto, me voy unos meses a Estados Unidos a adquirir experiencias que ojalá reviertan en nuevas historias a la vuelta. En la parcela actoral hay cosas en el aire, pero hasta que no se concreten no existen, que ya sabemos de la fragilidad de los proyectos y más en los tiempos que corren.