script

MAS CONTENIDO DE CINENTERATE EN IG...

Crítica: "La huérfana: Primer asesinato", por Javier Collantes

Desde el prisma del cine de terror, miedo y suspense, el arte fílmico ofrece diferentes posibilidades de diversas sensaciones en cada película vista, sentida, disfrutada... un género que sigue presentando, a través de sus argumentos, historias que interesan, aunque muchas veces se repitan en su esquema narrativo. A pesar de dicha circunstancia, normal por otra parte, suele conseguir sus propósitos en todos sus ámbitos y este resultado es suficientemente clarificador en términos finales.


Con acierto, pero sin sobresalir en su punto de cámara, William Brent Bell dirige La huérfana: Primer asesinato, una cinta que entretiene y mantiene el pulso narrativo hasta el final. Pese a tratarse de un relato previsible, algunas secuencias rompen la monotonía y algún giro sobre el núcleo familiar propicia la tensión necesaria para desarrollar un argumento que, en principio, despierta interés. Se trata de la precuela del notable film de 2009 La huérfana, filmada en su caso por Jaume Collet-Serra.

Lena es una joven que consigue escapar de un psiquiátrico ruso en el que está recluida... y llegar a Estados Unidos haciéndose pasar por la hija de una familia con poder económico. Pero las circunstancias y los avatares en su nueva vida no serán como ella esperaba y se enfrentará a una madre que protegerá a su familia a cualquier precio. La declaración de un descubrimiento, revelador, intenso... con una banda sonora aceptable sin más y una desgastada fotografía cargada de filtros saturados.


El aspecto que sostiene a la película radica en las interpretaciones de Isabelle Fuhrman, magnifica, y la 'equilibrada' Julia Stiles. Al amparo de las tonalidades de un film trepidante, La huérfana: Primer asesinato cumple y no engaña al espectador, ofrece suspense, escenas muchas veces vistas sí, pero esta huérfana produce miedo y terror en la búsqueda de un lugar, un film presentable que, con las manchas de tele-film para la pantalla grande, remata un resultado final totalmente favorable.