script

MAS CONTENIDO DE CINENTERATE EN IG...

Crítica: "La bestia", por Javier Collantes

Con este titulo, La bestia, ya hubo otras películas, e incluso de otro corte temático, pero siempre nos quedarán los entramados de films terroríficos, sensacionales, que, como espectáculo de cine más comercial, no resta ni un ápice su misión de entretener bajo los designios narrativos de pasar una hora y media de pura sensación entre persecuciones, perseguidos y el punto culminante de un final que se espera, te mantiene, es decir, cine de evasión, incluso con sus lecturas humanas. A este ejemplo se corresponde La bestia, que, con los ingredientes y puntos de película de clase B, disecciona, a través de sus secuencias y escenas repartidas a lo largo de 90 minutos, un relato que no engaña al espectador, sabiendo que se trata de historias ya utilizadas en otros films pero con nota presentable respecto a una clase de cine que contiene los efluvios de cine de los 80.


Con los puntos referentes de un film previsible, notable siempre bajo la mirada de la escritura fílmica de lo que pudiera ser, hace muchos años, una sesión continua de programa doble, de tonos selváticos, con suspense y emoción. La bestia, dirigida por Baltasar Kormakur con un pulso típico en cámara y decorados, nos remite, en alguna secuencia, a títulos como Parque Jurásico, con películas de grandes criaturas en tamaño y fuerza, pero también nos lleva, entre muchas películas de este corte, a Cujo, un clásico del cine de serie B. Así, su 'score' se magnifica en diversas escenas, su fotografía se encuentra acorde a su desarrollo narrativo, pasando por un recorrido de saltos y su nexo entre animales y seres humanos, bajo el punto de cámara, con efectos especiales eficaces, sin sorpresas en su ritmo, tan controlada como un film sin pretensiones que, por esta razón, merece su visionado.


En Sudáfrica, un doctor viudo vuelve, con sus dos hijas, al lugar donde conoció a su mujer, una reserva de animales, con la nostalgia de tiempos pasados. Una aventura y un viaje de relax que, después, se convierte en un combate de supervivencia cuando un león escapa de unos cazadores furtivos, un león tan grande como inteligente y peligroso. Con tonos de thriller 'survival', y con la familia como tema, la sabana se convierte en La bestia es un escenario idóneo para un film digno, que entusiasma sin recargar las tintas, e incluso con sus exageraciones. Sus protagonistas dan la talla interpretativa, dentro de sus papeles respectivos, sin ser grandiosos, cumplen su cometido. No es Nacida libre, no es Los demonios de la noche, pero el resultado cinematográfico de La bestia es aceptable y se agradece. Leones y seres humanos... Se ve, se disfruta, no se puede pedir más.