script

MAS CONTENIDO DE CINENTERATE EN IG...

Crítica: "Visitante", por Paco España

Visitante es el primer largometraje de Alberto Evangelio, del que también es productor, guionista y montador. Este director benidormense ya estuvo presente en el Festival de Cortometrajes de Piélagos con dos de sus trabajos, Alexis y La cruz, ambos encuadrados en la sección de cortos de terror porque el género fantástico es su predilecto y también de la veterana productora de la que es miembro fundador... y tratándose de un natural de Benidorm y fascinado por el cine, ¿cómo podría llamarse? Pues Beniwood Producciones, que, en sus 17 años de existencia, ha sido el género más presente. Ahora nos llega su primer largometraje, que cuenta con un importante reparto.


Entre otros, Iria del Río (El increíble finde menguante), Miquel Fernández (Adú, Tu cara me suena), Jan Cornet (La piel que habito) y Sandra Cervera (El secreto de Puente Viejo), habitual actriz de Beniwood desde los primeros cortometrajes de ambos, irreconocible en esta película con una apariencia muy distinta a la imagen que tenemos de ella. Visitante comienza con una lluvia de polvo cósmico que provoca un accidente fatal en una reunión familiar, lo que produce un desdoblamiento de dos realidades paralelas a la que la protagonista puede acceder tocando un cubo de pequeño tamaño que parece latir en su interior, mientras en una de esas realidades tiene lugar una relación romántica, bajo una infidelidad que lleva la historia a entrar por los derroteros de la psicopatía asesina. Visitante fue seleccionada en el Festival de Sitges y nominada a los Premios Gaudí.


La película tiene ritmo y va aumentado según avanza su argumento. Sin embargo, por la gran cantidad de elementos que aglutina, en ocasiones resulta un conglomerado que puede provocar confusión en un espectador no demasiado atento a los saltos entre las dos realidades paralelas. Es posible que al tratarse de su ópera prima, Alberto Evangelio haya intentado poner en su propuesta demasiados elementos que el director tenía en su recámara. No obstante, tiene su interés y siempre es estimulante asistir a una propuesta de género fantástico de origen español para darnos cuenta de que no es monopolio de otras filmografías y que aquí también se pueden hacer interesantes películas.