script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Fuera de Serie: "Tres 'BOOMs' que no son un 'bah'", por Angela Madrazo Cuesta

2021 ha sido un año potente en cuanto a las plataformas digitales. Puede ser por la exigencia (dada por los confinamientos) del año predecesor. A la vista está que las pantallas portátiles han estado repletas de series y películas que nos han acompañado durante largos confinamientos y encierros: ya sea por la narrativa y producción de estas o por el aburrimiento propio del contexto. En cualquier caso, lo podemos afirmar, sí se han estrenado 'BOOMs' en 2021. Aquí van tres:


En Netflix, eligieron enero para Lupin. Una muy buena elección con la que arrancar el año que, pretendíamos, enterrara la pandemia. Una serie francesa que se convirtió en el primer fenómeno de la plataforma. Un ladrón de guante blanco con una historia que encaja y que no nos deja indiferentes. ¿Lo mejor? Que ha contado con más de una temporada. ¿Lo peor? Que estropeen el 'BOOM' con lo que nos queda por delante.


En el caso de HBO Max, el protagonismo se lo lleva, sin duda, El cuento de la criada. El público fijo (y expectante) conocía en abril de 2021 lo que ocurría en la cuarta temporada de uno de los principales éxitos de la plataforma. Una serie que, como todo lo que triunfa de primeras, ha recibido el mismo número de críticas que de halagos. ¿Lo mejor? Mantienen la expectación constante que identifica la serie. ¿Lo peor? Han perdido, de forma irremediable, adeptos al inicio de la temporada.


Y Disney+, la plataforma ideada para menores de 13 años, con el paso del tiempo ha ampliado su contenido para alcanzar al público adulto. Hablando de series debemos destacar The Beatles: Get back, una serie documental que recorre la vida del grupo inglés. ¿Lo mejor? La perspectiva con la que aborda la época en la que los integrantes crean sus grandes éxitos. ¿Lo peor? Ha sido eclipsada por lanzamientos como Encanto (muy recomendable, por cierto).


En conclusión, estos son mis tres 'BOOMs' de 2021, un año en el que las plataformas digitales y las pantallas pequeñas y portátiles nos han acompañado más de lo que nos gustaría.