script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Recomendación LdC: "El poder del perro", de Thomas Savage

Considerada una obra maestra del Oeste americano, El poder del perro (Alianza), novela de Thomas Savage publicada en 1967 de la que se puede leer AQUI el primer capítulo, ha inspirado la película homónima de Jane Campion, próximo estreno de Netflix el 1 de diciembre, antes (en noviembre) en algunos cines, una nueva oportunidad para recuperar la imprescindible figura literaria de Thomas Savage* (Salt Lake City, 1915-2003), autor de 13 títulos aplaudidos por la crítica y marcados por su simbolismo sobre los roles de género y la identidad/orientación sexual.


Ambientada en la Montana de los años veinte en el entorno cerrado y asfixiante de las haciendas ganaderas, un mundo áspero y masculino en sus valores en el que todavía pervive el recuerdo de la época de los pioneros y del enfrentamiento con los indios, la trágica historia familia de traición y deseo de El poder del perro, la considerada obra maestra de Savage cuya versión cinematográfica acaba de ser premiada en el Festival de Venecia con el León de Plata a la Mejor Dirección, se centra en la relación entre dos hermanos de personalidades antagónicas, Phil y George.

Cuando George se casa con Rose, una joven viuda, ella se instala en la casa que comparten los hermanos y se convierte en objeto de la implacable campaña de Phil para destruirla, mientras su hijo adolescente, Peter, sufre las burlas y el acoso de todos por su especial sensibilidad. El poder del perro vivió un renacimiento cuando Little, Brown la reeditó en 2001. Precisamente, Campion leyó esa edición hace años y vio en el acto su potencial cinematográfico, protagonizándola ahora, entre festivales como Venecia y San Sebastián, Benedict Cumberbatch y Kirsten Dunst.


* Thomas Savage cursó algunos semestres de escritura en la Universidad de Montana donde inició una relación epistolar con Elizabeth Fitzgerald –hija de su profesor y escritora ella misma– que derivaría en un matrimonio de por vida y tres hijos. Con cuarenta y cinco años, Savage abandonó a su familia por una relación con un hombre veinte años menor, Tomie dePaola –en el futuro, exitoso escritor e ilustrador de libros infantiles– que duró solo un año. Tras ello, Savage regresó con su familia y solo volvería a compartir vida con un hombre tras la muerte de su esposa, ya en sus años finales.