script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Crítica: "Un efecto óptico", por Paco España

Alfredo y Teresa son un matrimonio de Burgos que programa un viaje a Nueva York para descansar, desconectar y retomar una relación ya muy desgastada por el traqueteo de los años. Al poco tiempo de llegar se dan cuenta de que la 'gran manzana' tiene un enorme parecido con la capital castellana de la que proceden... y, como le ocurría a Bill Murray en Atrapado en el tiempo, viven su propio día de la marmota, repitiendo una y otra vez el mismo día, cambiando las frases y los estados de ánimo que unas veces son de ella y otras de él, insertando curiosas apariciones de José María, el carnicero y amigo de su barrio interpretado por Luis Bermejo (Magical girl), que representa una de las amenazas.


La otra la pone un musculoso hombre negro. A cada punto de inflexión se aparece la hija de ambos, interpretada por Lucía Juárez (El arte de volver), a la que solamente ve su padre y al que dice que están dentro de una película, pero que está mal hecha y tiene que repetirla. La película está rodada con solvencia, proponiendo planos trabajados en los que se detecta una cierta inquietud argumental, la banda sonora subraya de manera constante que algo extraño está pasando, y los dos personajes principales están interpretados con su habitual solvencia por Carmen Machi y Pepón Nieto. Un efecto óptico bebe del filón temático que abriera Harold Ramis con la citada película de El día de la marmota y que recientemente se ha reeditado con un título notable, Palm Springs, una comedia con un enorme sentido existencial. Todos estos aspectos de la película son valorables, pero yo me siento incapaz de conectar con el carácter simbólico que el director quiere imprimir a la película y, a pesar de sus escasos 80 minutos, se me hace larga y tediosa, importándome muy poco lo que le sucede a estos dos personajes y si van a salir o no de este día sin fin, algo que no voy a descubrir en estas líneas.


Juan Cavestany, que siempre cuenta con repartos de excepcional calidad, es un director ecléctico, de difícil definición, con una forma de entender el cine muy personal. Entre los títulos que ha dirigido figuran Madrid, interior, un interesante trabajo en pleno confinamiento, y Gente en sitios, con un título nada engañoso, porque vemos eso, gente diversa y sitios diferentes, algo que en Un efecto óptico no podemos asegurar, porque no sabemos si es gente o son personajes y los sitios tampoco sabemos si pertenecen a la ciudad de la Estatua de la Libertad o a la de Rodrigo Díaz de Vivar. Un efecto óptico se puede ver en FILMIN para suscriptores sin pago extra.