script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Crítica: "¡Ni te me acerques!", por Paco España

Norberto Ramos del Val, realizador nacido en Santander y residente en Madrid, ha terminado un nuevo largometraje, ¡Ni te me acerques!, rodado tras el confinamiento en la montaña turolense. De esta manera satisface una necesidad personal, la de rodar. En este caso la historia va de un joven escritor, Edu Ferrés (La mano invisible), que acepta el trabajo de vigilante en un hotel que cierra todo el verano. De este modo, aprovechando la soledad del hotel, podrá avanzar en su novela.


¿Te suena esto de algo, de alguna película protagonizada por Jack Nicholson? En su trabajo de vigilante interactúa con un policía forestal, Rubén Hernández -componente del grupo de teatro gestual Yllana-; con el mecánico del pueblo, Emilio Buale (Black Beach, Adu, El hoyo); y con Rosalía Mira, actriz que da sus primeros pasos.


Las películas de este ecléctico realizador se salen de las normas convencionales, dando la sensación de que el guión se improvisa y las interpretaciones van a su bola, pero, conociendo a su director, están mas trabajados de lo que pueda aparentar, creando un estilo muy reconocible a pesar de los diferentes géneros que ha tocado en cada una de las once películas que tiene en su haber: románticas, de suspense, sociales, de terror...


Exceptuando la primera de ellas, Muertos comunes, que transcurría por unos terrenos estándar de la intriga en una investigación policial, sus siguientes trabajos se sustentan en presupuestos bajísimos, cuando no inexistentes, lo que no las exime de tener una excelente factura técnica y visual, siempre rodeado por actores y actrices que trascienden su relación artística llegando a una relación de amistad, vislumbrando el buen clima que debe de reinar en cada rodaje.


En una reconocida web española de información cinematográfica la nota media de las once películas de Norberto Ramos alcanza una escasa puntuación de 3,7, pero también es un hecho que todas sus películas están presentes en FILMIN, plataforma caracterizada por el alto nivel de sus contenidos. Lo mejor en este caso es verlas y decidir si te gustan o no, pero lo que no se le pude echar en cara a este realizador es su falta de arrojo y valentía a la hora de llevar una historia adelante y, solamente ya por eso, merece un amplio margen de confianza.