script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Crítica: "Estándar", por Paco España

Estándar es el debut en el largometraje de Fernando González Gómez, director del interesante cortometraje 27 minutos sobre ETA y el silencio. Esta película comienza presentando los personajes como, a mi criterio nunca se debe hacer, es decir, mediante una voz en off, que, además, pertenece a uno de los personajes más episódicos de la película, que va nombrando al resto de los personajes de la trama describiéndolos exhaustivamente. El cine no es una novela en la que se necesita usar la palabra para la descripción de personajes, situaciones y ambientes, el cine cuenta con la imagen que puede ser muy descriptiva y los personajes, interpretados por solventes actores y actrices, pueden autodefinirse por sus actos sin necesidad de ser contados.


Resulta curioso que este director, que hizo del silencio el protagonista de su cortometraje citado con tanto acierto, utilice ahora una verborrea tan intensa para comenzar este largometraje. Pasado este comienzo, una gran parte del metraje se desarrolla en un supermercado de pueblo, pero no un supermercado cualquiera, podría ser el del pueblo que Tim Burton recreó para la película Eduardo manostijeras. Colores pastel, líneas rectas, minimalismo absoluto y, en ese escenario, se mueven los personajes presentados anteriormente: el reponedor de estanterías, la cajera, el jefe, la hija del jefe, el carnicero y el pescatero. En este escenario se produce un estrambótico intento de asesinato y dos de los personajes le intentan resolver a lo largo del resto de la película. El argumento no da para mucho más y el metraje se rellena con un surrealismo notable en acciones y escenarios, y con las interpretaciones, destacando a Niko Verona, en su primer trabajo largo, recreando un personaje en el límite de la normalidad, entre un exacerbado impulso por el orden y una importante pérdida reciente.


También a la actriz vitoriana Susana Abaitua, que se está labrando un interesante camino con apariciones en las películas Viaje al cuarto de una madre, La llamada o 4 latas, además de interpretar uno de los principales roles en la serie Patria. Una actriz a tener en cuenta. El carácter que dan estos dos intérpretes a sus antagónicos personajes y la relación que se establece entre ellos es, con diferencia, lo más interesante de una película que no da mucho más de si. También resulta agradable ver en un pequeño personaje al estupendo Manuel de Blas (La voz de su amo) y al actor con capacidades diferentes Jesús Vidal (Campeones) como jefe de policía, aunque resulte complicado sustraerle de personaje que le ha dado tanta fama y premios en la película de Fesser.