script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

#YoVoyAlCine, por Javier Collantes

La primera experiencia de ir al cine nunca se olvida: los recuerdos, las sensaciones de ver una película en pantalla grande, en una sala de cine, resulta majestuosa. Estos tiempos tan extraños, que más bien parecen el guión de una película de ciencia ficción y sin embargo son reales -la pandemia y todas las consecuencias que de la misma se derivan resultando casi apocalípticas-, también quedarán como un nefasto recuerdo.


Dicho esto, nos quedamos con los buenos recuerdos de otras épocas... ¡y qué mejor que los sentimientos en la retina cuando entras por primera vez a una sala de cine!. Como he comentado muchas veces, las películas se ven en el cine. No tiene comparación asistir a una sala con visionar las películas en casa: la grandeza, el sonido, la liturgia, el camino... El cine se encuentra a otro nivel, muy pero que muy diferente.

Por mucho que se insista en la moda de ver series, que sí contempla la calidad en otro sentido y sin desprestigiar la labor que realizan en muchos aspectos, me centro de nuevo en aquel recuerdo, uno magistral en el templo de la pantalla grande, mi primera película vista en una sala de cine, La diligencia (1939), un encuentro con el cine y un modo de sentir los sueños y la imaginación gracias a este film de John Ford.

Con John Wayne y Claire Trevor vuelvo a sentir aquella sensación cada que vez que asisto a este duro viaje, lleno de aventuras, en una diligencia, con un hombre en busca de venganza, una prostituta expulsada del pueblo, un jugador, un médico, una mujer embarazada de un militar, un sheriff... Cada plano, cada secuencia, las interpretaciones, su montaje... una definición de una obra eterna cinematográfica extraordinaria.

El ataque de los indios apaches, el Monument Valley, sus diálogos, sus secuencias... La diligencia es el mosaico de la sociedad del 'oeste', el western bajo la mirada de un maestro del cine. Recuerdo las carteleras de la película, pero sobre todo el estar por primera vez en el cine. La diligencia es más que un viaje, el descubrimiento en imágenes de la sensación de 'estar con ellos', con el cine, durante mucho, mucho tiempo...