script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

"Bienvenid@s a la República del #QuédateEnCasa de cine III", por Javier Collantes

Por la trascendencia que alcanzaron en su momento, incluso con sus concesiones comerciales, algunas películas, en este caso sobre la Guerra Civil, han conseguido ya la etiqueta de inolvidables, una marca de cine de calidad que, sin duda, tiene por méritos propios ¡Ay, Carmela! (1990), film dirigido por otro extraordinario cineasta español como Carlos Saura y basado en la obra teatral de José Sancho Sinisterra cuyo título hace referencia a una canción muy conocida durante la contienda nacional, El paso del Ebro.


Premio Goya a la Mejor Película, Dirección, Actriz Protagonista, Actor de Reparto, Guión Adaptado, Montaje, Dirección Artística, Dirección de Producción, Diseño de Vestuario, Maquillaje y Peluquería, Sonido y Efectos Especiales, ¡Ay, Carmela! cuenta con una acertada dirección de Saura y una extraordinaria fotografía de José Luis Alcaine, cuerpo estructural de una composición de rodaje más artesanal para relatar la vida y las vicisitudes de tres comediantes, tres trovadores de Talía en plena guerra.


Durante la Guerra Civil española, estos cómicos a la antigua usanza, cómicos de siempre y trotamundos del escenario cansados de pasar penalidades, actúan para entretener al bando republicano, una tarea que desempeñan entre no pocas dificultades que les restan fuerzas para seguir levantando el telón, hasta que deciden dirigirse a Valencia. Por error, Carmela, Paulino y Gustavete pasan a la zona nacional y son capturados. Hechos prisioneros, la única forma de sobrevivir es hacer lo que mejor saben hacer.


Junto a los merecidamente premiados Carmen Maura, Andrés Pajares y Gabino Diego, el resto del reparto suma su talento para la causa, una causa llena de humor, drama y ternura entre miserias y canciones, esperanza espiritual que alimenta ¡Ay, Carmela!, una historia de titiriteros de la supervivencia, una película que emociona y entretiene pero, fundamentalmente, una odisea cinematográfica para una suerte de sociedad, una apuesta escénica por la confluencia entre el séptimo arte y la vida en un tiempo para la historia.