script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Crítica: "La inocencia", por Paco España

Lucía Alemany es la nueva representante del grupo de realizadoras catalanas que, desde hace un tiempo, han irrumpido con fuerza en el panorama de la ficción cinematográfica española aportando nuevas miradas e interpretaciones generacionales, pero sobre todo haciéndolo con calidad y sin muestras de autocomplacencia. Así podemos contar en este grupo con las directoras Neus Ballús, Mar Coll, Elena Trapé, Roser Aguilar, Elena Martín, Carla Simón y Belén Funes, realizadoras entre los 28 y los 49 años de edad que cuentan historias con frescura y calidad y que se sienten cómodas a la hora de retratar encrucijadas humanas aunque sus edades correspondan a generaciones diferentes.


Alemany, autora en 2015 del cortometraje 14 años y un día en el que ya se podían vislumbrar claramente las claves de La inocencia, nos cuenta en éste su primer largometraje una experiencia autobiográfica, lo mismo que le ocurrió a ella misma cuando contaba 17 años. En el caso de La inocencia le pasa a Alicia (Lis), una niña-mujer de 15 que se encuentra atravesando esa edad que representa un torbellino de inercias difíciles de controlar en la que se mezclan los comportamientos propios de la niñez con las actitudes y acciones, acertadas o erróneas, que dan entrada, de la noche a la mañana, en la edad adulta.


Además de ser ésta su 'ópera prima', el citado cortometraje era su primer trabajo y resulta sorprendente el acierto y la destreza con los que detalla y reproduce las situaciones que se ven en la película, es posible que la cercanía a la temática que cuenta juegue a su favor y la permita desarrollar unos personajes que conoce muy bien, recordemos que también es responsable del guión de la película.


La inocencia, película bien recibida por las criticas en el pasado Festival de San Sebastián, cuenta con un grupo de actrices muy competentes a pesar de su juventud, destacando la nominada al Goya a la Mejor Actriz Revelación Carmen Arrufat, bien secundada por otros como Lidia Moreno o Joel Bosqued, y todos ellos apoyados en actrices de larga trayectoria y profesionalidad como Laia Marull (Pa negre, Brava) con un magnífico trabajo como sufrida madre de la protagonista, Sonia Almarcha (El reino, La puerta abierta) y en el incombustible actor Sergi López (El viaje de Marta, El laberinto del fauno).


En esta película, en la que parece que no pasa nada relevante más allá del alborozo festivo de sus protagonistas, te va introduciendo poco a poco en unas realidades mucho más complejas de lo que a primera vista aparentan y cuya visión pasa como un suspiro profundo, rápido y con sustancia.