script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Crítica: "Dumbo", por Beatriz Gutiérrez

Este año, Disney nos va a bombardear con nuevas películas reales de sus grandes éxitos y, aunque no tardarán mucho en llegar El Rey León o Aladdin, abrimos boca con Dumbo. Estas películas apelan a la nostalgia y a la idea que tenemos (normalmente idealizada) de las mismas. Se dice que el público quiere ver lo mismo una y otra vez... yo no creo que sea verdad, y, cuando hay películas diferentes, entretenidas e interesantes, el público lo celebra. Pero claro, ay amigos, la nostalgia es un sentimiento muy fuerte y devuelve a la gente a 'sus mejores años'.


Por eso siempre volveremos, una y otra vez, a nuestra infancia... y Disney lo sabe. Yo creo que, aunque este tipo de películas son familiares, no están hechas para los niños de hoy, aunque evidentemente pueden ir a verlas, sino para los niños del ayer. Cuando estas pasadas  navidades fui a ver con mi madre Mary Poppins, había niños que se quejaban de qué era aburrida y que había muchas canciones. Creo que los que más disfrutamos viéndola fuimos la gente de mi generación (no pienso decir mi edad, pero rondo una magnífica y genial llevada treintena) y de ahí para arriba.


Con Dumbo (el elefante nostálgico) y las posteriores películas pasa igual: las disfrutamos los mayores más que los pequeños, y eso que esta revisitación de Tim Burton sobre este clásico Disney tiene varios cambios, porque, claro, ahora no se admitiría un elefante borracho, ¿no? Así todo, aunque no es igual que el original, hace varios guiños al ratón Timoteo, a los cuervos... y, después de este largo preludio, vamos al lío. ¿Me ha gustado? Si, bastante.


Porque tiene unos grandiosos actores, sobre todo los siempre eficientes Danny DeVito y Michael Keaton (como pudo estar tantos años en la sombra); porque apeló a mi nostalgia; porque esos ojos de Dumbo diseñado por ordenador no podían ser más tiernos... ¿Que tiene defectos? Sí. De hecho, a veces falta emoción, sobre todo en algún personaje, y para mi gusto hay algún fallo de guión. ¿Merece la pena ir a verla? Para mi gusto si.


Tim Burton creo que ha hecho el film que le ha dado la gana. Es una película que respira estética burtoniana por sus cuatro costados, una película, en definitiva, bonita, que se deja ver, entretenida, con unas imágenes que trasmiten luz y emoción, con varios mensajes interesantes... y porque su moraleja principal, que me transmite, me encanta: lo que te hace diferente, puede ser tu punto fuerte y te convierte en único. Por cierto, ¿a nadie se le parece el Dreamland de la película a cualquier parque temático y de atracciones Disney?