script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Crítica: "Jurassic World: El reino caído", por Beatriz Gutiérrez

No, Un dinosaurio viene a verme, el título alternativo de esta crítica, no es mío. Es de una de las personas que vinieron conmigo a ver esta película... y no puede ser más acertado. Parto de la base que a mí Bayona no me entusiasma y, de su filmografía, en mi opinión, su película más entretenida es El orfanato. Por no hacer mucha sangre, no quiero comparar este film con la primera película de la trilogía original.


Sin embargo, a mi me faltan esos niños repelentes pero con encanto; esos estupendos personajes (un paleontólogo, una paleobotánica y un matemático) interpretados por los actores Sam Neill, Laura Dern y Jeff Goldblum; ese malo con muerte absurda; y ese John Hammond, el actor Richard Attenborough, mezcla de abueluco bondadoso y perverso creador y dador de vida de dinosaurios.


La primera Jurassic World de esta segunda trilogía, o la cuarta película (cada uno como lo quiera ver), tenía cierta emoción, empatizabas con los personajes y tenía un dinosaurio malo malísimo que molaba mucho más. Ahora, en Jurassic World: El reino caído, los personajes protagonistas dejan de tener química, el dinosaurio antagónico es aburrido a rabiar y lo más emocionante es la relación de Blue con Owen.


No tengo nada en contra de los actores protagonistas, de hecho creo que, por regla general, son bastante solventes, pero, y sin querer hacer spoiler, de repente la protagonista cambia totalmente de manera de pensar y de actitud en comparación con la anterior. No digo que una tragedia no cambie tu manera de ver la vida, pero el salto es increíble.


Que este tipo de películas no van a ganar los Oscar (a menos que sean técnicos) lo sabemos todos, pero qué menos que ver una historia entretenida, que no sea plana, con emoción, divertida y, ¿por qué no?, con corazón. Vamos, casi cualquier película de aventuras de Spielberg.


He de decir que es de las pocas de este género que no me ha entretenido en demasía, aunque sí me pegué un par de sustos y hay cosas que no cuento por no desvelar nada, aún sin verlas necesidad alguna. Alucinada sigo. (Spoiler) Cuidadito porque se avecina una niña de las estrellas.


Si hay tercera película, que la habrá porque todos sabemos que el éxito comercial será apabullante, espero que vuelvan los actores de la trilogía original, con toda su personalidad arrolladora, junto con los nuevos, pero, ¡por favor!, sin el piloto automático puesto.


La verdad es que hubo momentos en los que no me quedaba muy claro si estaba viendo una película de dinosaurios, que es lo que voy a ver, o Un monstruo viene a verme, que para mí es una de las películas más tostón y sobrevaloradas de todo el cine español.


Me consuela que pronto llegará otra película veraniega y palomitera con la que quitarme el mal sabor de boca de Jurassic World: El reino caído. Megalodón, con un carismático Jason Statham (se notan las debilidades de una servidora). Y después... ya veremos... espero que los próximos dinosaurios que vengan a verme, a vernos, sean mucho más entretenidos y emocionantes.