script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

El Proyector (18/05/2018)

Borg McEnroe (Peñacastillo 3D Cinemas 12) es la historia sobre la rivalidad que, a finales de los años 70 y principios de los 80, enfrentó a dos leyendas del tenis: Björn Borg y John McEnroe. Una lucha entre dos deportistas extraordinarios, con caracteres totalmente opuestos, que se enfrentaron hasta 14 veces (7 victorias para cada uno) y que tuvo como punto álgido la final de Wimbledon del 5 de julio de 1980, considerado uno de los mejores partidos de la historia de este deporte, un partido que se disputó en el All England Tennis Club de Londres y terminó con un ajustado resultado.



El sueco Sverrir Gudnason, Mikael Blomkvist en la próxima entrega de Millenium, es Björn Borg; Shia LaBeouf (Transformers) da vida al jugador norteamericano John McEnroe. Bajo la dirección de Janus Metz (Armadillo), realizador de algunos capítulos de la segunda temporada de True Detective, les acompañan Stellan Skarsgård (Los Vengadores, Thor), como Lennart Bergelin, el entrenador de Borg; y Tuva Novotny (A war), como Mariana Simionescu, su novia. Como curiosidad, uno de los jóvenes actores que interpretan a Borg en su niñez es el propio hijo del tenista, Leo Borg.



Tras sobrevivir a un ataque bovino casi mortal, un desfigurado cocinero lucha por cumplir su sueño de convertirse en el camarero buenorro de First Dates mientras aprende a arreglárselas después de perder el sentido del gusto. Buscando algo picante en su vida (y también un condensador de fluzo), deberá luchar contra ninjas, yakuzas y una manada de canes sexualmente agresivos mientras viaja alrededor del mundo para descubrir la importancia de la familia, la amistad y el sabor, encontrando un nuevo gusto por la aventura y ganándose la codiciada taza de 'Mejor Amante del Mundo'. Ryan Reynolds (Life (Vida)) vuelve a enfundarse el mono granate y la piel del desvergonzado mutante Wade Wilson en Deadpool 2 (Peñacastillo 3D Cinemas 12), secuela del anti-héroe más gamberro de Marvel dirigida por David Leitch (Atómica) escrita de nuevo por los guionistas de Bienvenidos a Zombieland, Rhett Reese y Paul Wernick. Josh Brolin (¡Ave, César!, Sicario) como Cable, Zazie Beetz (Atlanta, Wolves) como Domino y Jack Kesy (Baywatch: Los vigilantes de la playa) completan un reparto en el que repiten Leslie Uggams (Empire) como Blind Al y Morena Baccarin (Gotham) en el papel de Vanessa. ¡Vuelve el mercenario bocazas de Marvel! Más grande, mejor y (ocasionalmente) más despelotado que nunca. Cuando un soldado aparece para cumplir una misión homicida, Deadpool se ve obligado a reflexionar sobre la amistad, la familia y qué significa realmente ser un héroe, todo esto mientras reparte estopa a diestro y siniestro. Porque, a veces, para hacer lo correcto, tienes que pelear sucio. Sincronicemos los relojes y la chorboagenda...



Andrea Pallaoro (Medeas) escribe y dirige Hannah (Cine Groucho), Copa Volpi a la Mejor Actriz para la actriz británica Charlotte Rampling (La duquesa) en el Festival de Venecia. A través de su exploración de la ruptura de la identidad y la pérdida del auto control, esta película, primera de una trilogía centradas en una protagonista femenina, indaga sobre la alienación de hoy día, el problema de conectar y las líneas divisorias entre la identidad individual, las relaciones personales y las presiones sociales. Hannah ha diseñado cuidadosamente una rutina que le permita esconderse de sí misma. Con anhelo, espera la llegada del cumpleaños de su nieto, mientras asiste a clases de teatro para aficionados, trabaja como limpiadora y va a la piscina. Una mañana, Hannah acompaña a su marido a la cárcel para que cumpla condena. Su vida comienza entonces, poco a poco, a deshacerse.



Annette Bening (Los chicos están bien) y Jamie Bell (Billy Elliot) forman pareja en Las estrellas de cine no mueren en Liverpool (Peñacastillo 3D Cinemas 12), último largometraje de Paul McGuigan (El caso Slevin), presentado en el Festival de Toronto, y adaptación de las memorias de juventud del actor británico Peter Turner en las que, prioritariamente, relata su relación sentimental con la actriz de cine clásico Gloria Grahame, ganadora del Oscar a la Mejor Actriz Secundaria en 1953 por Cautivos del mal. Ni la diferencia de edad entre ellos ni la fama impidieron el flechazo que dio lugar a una de las historias de amor más apasionadas y comentadas de la época.