script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Gatita de mar, Lostal en manos de Collantes

Después del mediometraje Calooor!!!, nuestro compañero Luisma Lostal estrena online una nueva píldora audiovisual, incluida en el género experimental 'sensual-sensorial' según su propia definición, en la que se confirman varias de sus constantes cinematográficas. 


El mar y una bañista nos sugieren sensualidades y sensaciones del mundo de los sentidos y de nuestros sueños, así presenta la sinopsis Gatita de mar, un 'ejercicio visual lleno de sensibilidad cuya composición se encuentra en una paleta de color para ver, sentir, escuchar, más allá del propio sonido, un trazo de calidad y profundidad de campo' en palabras del crítico Javier Collantes, de quien continúa la siguiente crónica.

Luisma Lostal continúa con una línea ascendente en sus trabajos audiovisuales, sin traicionar sus ideas del cortometraje nada convencional y sí más artístico en otros conceptos, sus capacidades a nivel de argumentos más sentidos hipnóticos y reflexivos con unas capacidades visuales diferentes en su tratamiento de las historias y, sobre manera, de trasmitir sensaciones, añadiéndose unos espacios de sensualidad con estilo. 


Detrás de un título sugerente, y sin ningún atisbo de comicidad al uso sino que crea una atmósfera especial, los silencios y el sonido del mar, un barco y una gata, sin banda sonora -excepto en la parte final-, componen planos y secuencias, una historia ralentizada más experimental e innumerables sentidos para trasladarnos a mundos tan profundos que una contemplación de los elementos paisajísticos permite llegar a un destino. 

En este trabajo se encuentran referencias a una clase de cine y narrativas tan exquisitas como diferentes. Podrá gustar, entusiasmar o no gustar, pero no deja indiferente. Su contenido, localización y personaje son el resultado de un entorno psicológico-cinematográfico, en el cual sus respectivas situaciones secuenciales siguen siendo una porción de instantes unidos a un trabajo fílmico por un recorrido de playa, agua, alguien y mucho fondo.


Un micro-cortometraje excelente en muchos de sus términos, condensando el lenguaje del cine con absoluta sinceridad, Gatita de mar, un trabajo rotundo, magnífico, sin petulancias ni trucos, un tratado de la luz sobresaliente y demás elementos del engranaje de una película que resulta completa de estilo en fondo y forma.