script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

'La verdad' sobre "La verdad"

El pasado 7 de Abril, la Filmoteca de Cantabria albergó el encuentro "Cantabria Film Commission: herramienta de promoción del territorio", una jornada informativa dirigida a profesionales del sector y a público en general en la que, más allá de cualquier otro dato, nos llamó la atención la valoración de uno de los ponentes sobre el sector audiovisual de nuestra comunidad autónoma.


Bajo la coordinación del responsable de la Cantabria Film Commission, Víctor Lamadrid, tanto el presidente como el vicepresidente de la Spain Film Commission, Carlos Rosado y Koldo Lasa respectivamente, presentaron las capacidades de estas oficinas cinematográficas como herramientas de potencial turístico, cultural y económico. Por su parte, César Benítez, responsable de la productora Plano a Plano que actualmente se encuentra rodando en Santander su próxima ficción televisiva "La verdad" -tal y como puedes leer AQUI-, ofreció su punto de vista sobre la actualidad del panorama audiovisual. 

En este sentido, después de destacar su prioridad televisiva frente a la cinematográfica en temas como la rentabilidad, valoró las excelencias de las series para las localizaciones de rodaje. Después de recordar que dicha incidencia se fundamenta, principalmente, en audiencias de espectadores millonarias y la prolongación temporal en la programación, Benítez puso como ejemplo, tanto a nivel económico como en generación de empleo, otra de sus producciones: "Allí abajo", un proyecto que ha contado, como él mismo recordó, con un equipo técnico y artístico local en un 60% y ha dejado el 100% del presupuesto en Andalucía. 

Sin embargo, en el turno de preguntas posterior a las ponencias, a la pregunta de '¿en qué porcentaje el equipo técnico y artístico de "La verdad" es cántabro y qué parte del presupuesto se queda en Santander?', la respuesta de Benítez, presumíamos que sencilla y en términos similares a los de la ficción andaluza, resultó ser tan sorprendente como esclarecedora. Esperando cifras, nos quedamos, después de una enrevesada argumentación justificativa, con la máxima final y elocuente de 'en Cantabria no hay profesionales'.