script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Crítica: "Nacida para ganar", por Paco España

Con este título, que parece sacado del 'american way of life', nos llega esta comedia del prestigioso director de cortometrajes Vicente Villanueva. Encarna es una niña de Móstoles que, en la Navidad de 1986, presencia el famoso sketch de las empanadillas de Martes y 13, como casi todos los españoles de más de 40 años, y que marca su vida, como a casi todos los habitantes de esta villa madrileña, que llevan el estigma de pertenecer a un lugar tan relacionado con el reciente acerbo cultural patrio. "Nacida para ganar" es una comedia eminentemente femenina, como sucede en la mayoría de los cortometrajes de este director. 


Sus protagonistas: Alexandra Jiménez, que ha aparecido recientemente en múltiples comedias de cine, presentando "El club de la comedia" y hasta en "El ministerio del tiempo", actriz muy versátil y capacitada para el drama; la televisiva y comunitaria Cristina Castaño; Victoria Abril haciendo de sí misma, algo que está sucediendo frecuentemente como en el caso de Diego Peretti en "La noche que mi madre mató a mi padre". A ellas se suman la pequeña en estatura pero grande en presencia Ana María Ayala, y las hermanas Bodega, más conocidas por Las Supremas de Móstoles. El personaje masculino de José Luis Cervino es más anecdótico que necesario. 


"Nacida para ganar" pretende ser una comedia con trasfondo serio, al contraponer la familia, la enfermedad, la discapacidad y la amistad con una historia de superficie de fraudes piramidales, pero en muchas ocasiones la conexión es forzada y mal fusionada. Un chiste del estilo '¿Cómo se dice hortera en griego? Demóstoles' deja bien a las claras que el refinamiento y la sofisticación no están presentes en esta cinta. La carrera como cortometrajista de este director es una de las más notables del panorama nacional.


Con títulos como "El futuro está en el porno", "Mariquita con perro", "Heterosexuales y casados", "La rubia de Pinos Puente" y "Meeting with Sarah Jessica" se situó con prestigio en la comedia, pero en el largo que ahora nos ocupa no aparece el condimento al que mejor partido suele sacar, la acidez y la corrosión, lo que le proporcionaba tan alto valor a sus trabajos cortos. Es posible que la presión de productores y taquilla hayan tenido influencia para suavizar el tono. Una auténtica pena.