script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Crítica: "Toro", por Paco España

Director de cine que proviene del mundo del cortometraje, con títulos como el discursivo pero interesante "Las cabras de Freud" -con Tristán Ulloa- y el magnífico "Los perros de Pavlov" -con Andrés Gertrúdix-, Kike Maillo firma su segundo largometraje tras la estimable "Eva", que transitaba por los territorios del fantástico y la ciencia ficción, tan poco habituales en nuestra filmografía, y que se hizo acreedora a tres premios Goya. El cambio de género ahora es radical: una película sobre delincuencia y familia, algo nada nuevo ya que son muchos los títulos que tocan este tema y con mayor éxito que el que hoy nos ocupa.


"Toro" es una película de género de robos, relaciones familiares y venganza que comienza de forma potente, con una persecución automovilística por las calles y playas de Torremolinos que nada tiene que envidiar a las rodadas en producciones de Hollywood. Sin embargo, "Toro" está repleta de tópicos, personajes de una pieza y situaciones previsibles donde el tamiz ibérico lo pone la famosa e icónica imagen del toro de Osborne, tan frecuente en las carreteras españolas de los años '70 y hoy controvertido símbolo de interés cultural.


Estamos ante una película eminentemente testosterónica, con un absoluto protagonismo para sus tres grandes actores: uno grande por lo que fue, otro por lo que es y otro por lo que será. Nadie puede dudar de la enorme importancia que tiene José Sacristán en nuestra filmografía, con títulos como "Un hombre llamado flor de otoño", "El diputado", "La colmena", "La vaquilla" o "Viaje a ninguna parte", y que ha configurado la historia de nuestro cine. Es difícil dudar de la importancia de Luis Tosar en la construcción actual de nuestro cine con "Los lunes al sol", "Te doy mis ojos", "Casual day" o "Celda 211". 


Ya en cuestiones de futuro, estamos más sujetos a interpretaciones personales, pero pienso que Mario Casas llegará a ser uno de nuestros actores mas importantes. Alguien que comenzó luciendo palmito y llevando a gran cantidad de adolescentes a las salas de cine, como hicieron otros antes como José Coronado, puede llegar a consolidarse como un actor versátil, ya que magnetismo, sin duda, lo tiene.


José Sacristán es 'El padrino' malagueño: poderoso, manipulador, sanguinario, muy considerado por las autoridades eclesiásticas. Sorprende que su personaje se ocupe personalmente de las situaciones más truculentas. Luis Tosar es el vividor, el aprovechado, el traidorcillo... quizás el personaje con más profundidad y el que más matices tiene de los tres protagonistas. Mario Casas es el delincuente de buen corazón que intenta, constantemente, salir del camino de la delincuencia y entrar en el camino de la honestidad. Como le dice el personaje de Luis Tosar en un momento del metraje: 'No hay dinero limpio y dinero sucio, el dinero está lleno mierda, se hace en una fábrica de mierda y siempre es sucio'.


Los personajes femeninos son meros instrumentos de las acciones de los tres protagonistas: Ingrid García Jonnson presta su limpia presencia a la intención de honestidad de Toro, la jovencísima Claudia Canal engarza los personajes de Toro y su hermano (Tosar), y Nya de la Rubia ("Mar de plástico") presta su espectacular cuerpo para una resolución tan ridícula como mal definida. "Toro" es una película tan eficiente como fácilmente olvidable y que satisfará a espectadores sin demasiadas exigencias que busquen historias de acción.