script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Crítica: "Corazones de acero", por Jesús S.

Cine de guerra. Segunda Guerra Mundial. Brad Pitt, a mi gusto -y no soy muy crítico en ello-, hace un papel quizás un poco fuera de su rango, acompañado en su guerra particular con su pasado: un jefe con/por el que matar... y morir. En este film he visto lo que quería ver: una película bélica, de acción, aunque con algunos momentos, como en todo clásico del género que se precie, de relax y reflexión entre tanta muerte.


El reparto de actores: logrado, buena mezcla de muchos tonos -hispanos, anglosajones, ¿alemanes?...-. A algunos de ellos les conoceréis más como segundos en otras entregas 'filmatográficas', desde Harry Potter a la 'peque' "Shield"... todos actores destacados en los últimos años, quizás no ultra conocidos pero sí con buen bagaje interpretativo. Como principales compañeros de Pitt, un Shia LaBeouf mucho más maduro y un Logan 'Percy Jackson' Lerman menos infantil.


"Corazones de acero" nos insta a ver el lado más perro de nuestro ser: el de comer o ser comido, matar o ser matado, ser o no ser... cuestión que sobrevuela todo el metraje de la película entre componentes religiosas y cuestiones sobre lo adecuado y conveniente. Acción por doquier, visión en primer plano y de primer orden sobre las batallas, la sangre desparramada ante tus ojos, escenas violentas y salvajes no esquivas...


Mirada certera y precisa sobre las incidencias mentales de los militares en la Segunda Guerra Mundial, destrozos y desquicios... pero también el despertar transitorio del amor, un relámpago fugaz de media noche donde la oscuridad se hace día y vuelve a sí misma tétrica y más intensa. De la inocencia interrumpida por el más brutal acto de odio. ¡Eso es la guerra!.


Aún así, se verán los ojos vidriosos del que sí quiere vivir... y dejar vivir. "Corazones de acero": blindajes del alma y del corazón rojo de nuestro ser que, en pocas ocasiones, si no estas iluminado -o dejas entrar ese fuego-, te acerca al ostracismo y a ser una tortuga con la cabeza dentro de caparazón. Un cine bélico de mentalidad actual pero cuasi a la vieja usanza.