script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

El Proyector (30/05/2014)

En la línea de las muy recientes "Elysium" y "Oblivion", que él mismo protagonizaba, Tom Cruise, que curiosamente fue el elegido tras no poder contar el estudio con el preferido Brad Pitt, vuelve a la gran pantalla con un nuevo pre'blockbuster' de ciencia-ficción orientado hacia el thriller bélico. Además de la estrella interpretativa, que sigue volcada en este género, en "Al filo del mañana" (Peñacastillo 3D Cinemas 12), basada en una novela de Hiroshi Sakurazaka, destacan otros dos nombres tras las cámaras.





Doug Liman, director de la primera entrega cinematográfica de Jason Bourne, y Christopher McQuarrie, realizador del "Jack Reacher" protagonizado por el propio Cruise y guionista de esta película al igual que de "Lobezno inmortal", se rodean también de Emily Blunt ("El diablo viste de Prada", "Destino oculto", "Looper") y Bill Paxton ("Agentes de Shield"). Una invasión alienígena de Mimics y una misión suicida: un soldado 'atrapado en el tiempo' y entre 'código fuente' que se convertirá en la única esperanza.



Como ya ocurriera con "Nathalie X" o "Coco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel", la realizadora francesa Anne Fontaine vuelve a profundizar en la fuerza femenina y su lucha contra la sociedad en "Dos madres perfectas" (Cines Groucho), adaptación de la primera de las novelas cortas de "Las abuelas", de la premio Nobel Doris Lessing. Dos amigas de la infancia, con dos hijos de la misma edad, inician unas relaciones semi-incestuosas intercambiándose a sus respectivos vástagos. Naomi Watts, Robin Wright, James Frecheville ("Animas Kingdom") y Xavier Samuel ("Crepúsculo: Eclipse") componen el sórdido cuarteto de un punto de partida demasiado folletinesco al que un guión demasiado plomizo no ayuda demasiado.



En su intento por dotar a los cuentos familiares clásicos de un tono más adulto y oscuro, Disney intenta reproducir el éxito cosechado con "Alicia en el País de las Maravillas" y "Oz. Un mundo de fantasía" con "Maléfica" (Peñacastillo 3D Cinemas 12), una revisión actualizada y ennegrecida de "La bella durmiente" que protagoniza Angelina Jolie. Más allá del propio argumento, con un principio de cuento y un final a expensas de una posible redención, el interés visual recae en el potencial de sus efectos especiales. Curiosamente, el responsable de este apartado en los dos mencionados títulos anteriores, Robert Stromberg, debuta ahora como realizador. Elle Fanning ("Super 8"), Miranda Richardson ("Harry Potter", "Las horas"), Sharlto Copley ("Distrito 9") y Peter Capaldi ("Doctor Who") acompañan a la esposa de Brad Pitt.





Godard, Spielberg, Tennessee Williams, Truffaut o el neorrealismo son algunas de las influencias reconocidas por Beatriz Sanchís, directora y guionista que debuta tras las cámaras con "Todos están muertos" (Peñacastillo 3D Cinemas 12), una atmósfera artificial y personal entre el realismo mágico y la crítica social. Un joven adolescente, una madre excantante de rock y ahora sufridora de agorofobia, y una abuela aficionada a la santería son el caldo de cultivo de la invocación de un espíritu. De la trascendentalidad a la pedantería va un paso, y de la innecesidad al lastre otro. La banda sonora de Groenlandia, entrelazada entre los fotogramas, es uno de los principales aciertos, así como el reparto, encabezado por la siempre brillante Elena Anaya, Macarena García ("Blancanieves") y Patrick Criado ("La gran familia española"). Esta película consiguió el Premio Especial del Jurado, a la Mejor Actriz y a la Mejor BSO en el Festival de Málaga.



El soberbio intérprete Toni Servillo ("La gran belleza") arriesga aún más de lo habitual y da vida ahora, en "Viva la libertad" (Peñacastillo 3D Cinemas 12) a dos gemelos: uno líder de la oposición italiana, cansado de la política y distanciado de su mujer hasta el punto de huir de viaje en busca de un antiguo amor; y otro atiborrado a medicamentos para paliar su desequilibrio mental. Curiosamente, la ausencia del primero y la disponibilidad del segundo sirven a Roberto Ando, autor de la novela en la que se basa la película y director de su adaptación cinematográfica, para esbozar su particular visión sobre el universo político, concretamente el 'rara avis' italiano, a medio camino entre la difusa sensatez y la apabullante locura. El ambiguo colofón dramático contrasta con un metraje mucho más irónico por lo general.