script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

La tercera historia... se escribe con Ñ

Este martes, 17 de Diciembre, el Festival de Cortometrajes Cortos con Ñ 2013, en La Escalera de Jacob (Madrid), llega a su fin. La despedida de esta nueva edición tendrá lugar, a las 20:00 h., con una última sesión en la que se proyectarán cuatro cortometrajes. Esta nueva tetra-proyección incluye cuatro títulos que compiten tanto por el Premio del Público como por el Premio al Mejor Cortometraje de Cortos con Ñ, que patrocina la distribuidora Promofest concediendo 50 bonos de distribución en festivales a los cortometrajes ganadores en cada categoría. Además, dentro de estos cuatro cortometrajes nos encontramos a una de las nuestras. Curiosamente, el Festival de Cortometrajes Cortos con Ñ, certamen organizado por la Asociación Cultural Cortos con Ñ, está hermanado con el Festival Internacional de Cortometrajes de Ficción Piélagos en Corto.


Los últimos cuatro títulos en participar en este certamen son: "Juliana", de Jana Herreros, protagonizado por Selica Torcal, Carmen Ruiz, Rosario Pardo y Goizalde Núñez; "Walkie Talkie", de Rubén Pérez Barrena, con Julián Villagrán, Celine Tyll y Marta Larralde; "Goodbye Love", de Borja Alvarez, interpretado por Lorena Mateo y María Kaltembacher; y "La tercera historia", de Amanda Rodríguez, protagonizado por Javier Rey y Ruth Díaz. La actriz campurriana da vida a la protagonista de esta historia sobre la soledad y la necesidad de encontrarnos con alguien con quien poder conectar y compartir nuestra vida.

Según la organización del festival, la pareja protagonista, Ruth Díaz y Javier Rey, 'nos ofrecen dos preciosas interpretaciones donde dan muestras de su enorme talento para meterse muy bien en la piel de un personaje y, así, decirnos con una simple mirada quiénes son esas personas que vemos en pantalla, cuáles son sus aspiraciones, sus inquietudes'. "La tercera historia" está rodado en blanco y negro, un cortometraje en el que tienen tanta importancia los diálogos con sustancia como los silencios premeditados. Para Oscar, los días pasan entre un café, un cortado, un té. Hasta que una noche de lluvia, ve a una chica a través del cristal. Sólo piensa: 'que entre'. ¡Y ella entra!.