script

MAS CONTENIDO DE CINENTERATE EN IG...

Crítica: "Código Emperador", por Paco España

Las cloacas del Estado están atascadas en esta película del director gallego Jorge Coira producida por Televisión Española, por lo que se podrá ver pronto en una emisión del ente público. Técnicamente es impecable, pero en este tipo de películas lo más importante suele ser el guion, que debe funcionar con la precisión de un reloj suizo (como pasaba en El reino, de Rodrigo Sorogoyen), algo que no ocurre en Código Emperador, que es irregular, en unas ocasiones errática, en otras confusa, salta de una rama argumental a otra sin demasiado fuste y, en una de las principales, cuando trata de buscar un pasado oscuro al diputado, carece de todo sentido. En muchas ocasiones las cosas suceden por el llamado 'artículo 27', o, lo que es lo mismo, porque sí. Sin haberlas construido adecuadamente con anterioridad, las cosas pasan, pero pasan porque lo dice el guion, no porque la historia haya ido construyendo el andamiaje necesario para que puedan suceder de manera lógica.


La responsabilidad de un guion deficientemente construido es de otro Jorge, Guerricaechevarría, creador, junto a Alex de la Iglesia, de la estrambótica serie Plutón BRB Nero. Jorge Coira, responsable de las dos excelentes temporadas de la serie Hierro y de las pequeñas (pero encantadoras) películas Eroski Paraíso y 18 comidas, se limita a dirigir eficazmente, pero sin una brillantez especial, a todos los intérpretes de la película y las situaciones que se desarrollan. En el apartado de las interpretaciones, el protagonista es Luis Tosar, compañero de instituto del director, con el que tiene amistad desde la adolescencia, y esta película habrá servido para reencontrarse. El actor gallego parece interpretar como si estuviera con el piloto automático, pero Luis Tosar es Luis Tosar aunque haya interpretado de esa manera.


En la película destaco tres trabajos interpretativos que me han parecido brillantes y que hacen ganar interés a la película cuando aparecen: uno es el veterano Miguel Rellán, como el cerebro que está detrás de todas las tramas conspirativas, excelente como siempre; por otro lado, la joven catalana, de orígenes filipinos, Alexandra Masangkay, que saliera de una de las últimas temporadas de Operación Triunfo y que ya deslumbrara en la excelente El hoyo; y otra actriz catalana muy joven, Georgina Amorós, con una larga trayectoria, a pesar de su juventud, en series como Élite, historias breves, Vis a vis o Velvet, además de intervenir en un pequeño papel bajo las órdenes de Woody Allen en Rifkin’s Festival. También aparece en Código Emperador Maria Botto (Malnazidos), pero en un papel muy neutro que no le permite hacer gala de la calidad que tiene. Por todo ello, estamos ante una película que no permanecerá en el recuerdo durante mucho tiempo, que podrá verse mientras se conversa o se consulta el whatsapp sin que nos perdamos demasiado y aunque la prestemos atención tampoco nos va a ofender.