script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Crítica: "Nido de víboras", por Javier Collantes

Las diversas visiones del cine asiático, y en concreto de los films procedentes de Corea del Sur, son un estudio contemplativo en sus imágenes y, a su vez, un profundo puente entre el espíritu humano unido a la violencia en su estado más diseccionador de la miseria humana, en grado mayor. Nido de víboras es una película perfecta para narrarnos una historia que cabalga entre el humor negro, la violencia más desgarradora que, junto a los comportamientos de ciertos personajes, nos ofrece un cuadro de suspense, corrosiva, brutal, que bebe de una novela japonesa sobre la codicia, el crimen, la venganza y el engaño en el plano de unas historias absolutamente magistrales y, en cierto modo, sacadas de la uniformidad narrativa al uso.


Dirigida por el cineasta Kim Yong-hoon, su espíritu fílmico de Corea del Sur permanece en cada consecución del plano, secuencias divertidas y personajes patéticos, y se vislumbra en cada acción del mismo. Filmada con los colores de estética cálida, pero con las consecuencias de unas historias oscuras, el film es trepidante y sin descanso te atrapa para no dejar nada en el entramado argumental. Unos relatos que nos acercan a unos personajes con muchos problemas, personajes mediocres, vacíos, con ansias de tener dinero. En pleno desmoronamiento, un hombre que trabaja en una sauna y cuidando de una madre enferma se encuentra en el vestuario una maleta llena de dinero. Otro hombre se ha metido en un buen lío porque su novia se ha dado a la fuga con el dinero que él había robado a un prestamista. La aparición de un cadáver, una mujer acorralada por su marido, un maltratador, ella con un trabajo complicado y una relación con su joven amante quién se ofrece a matar a su marido.


Historias entrecruzadas, en un dispar y apasionante momento en las vidas de cada uno. Muy digno y entretenido, este film es un estudio de personas en la cuerda floja, una película contundente con intérpretes de alto nivel, una banda sonora acorde con cada secuencia y la dignificación del cine procedente de Corea del Sur que contiene una predisposición a otras clases de 'parásitos'. Con diálogos en punta, miradas, acciones y la importancia de la suerte de un paquete de cigarrillos Lucky Strike, Nido de víboras nos ofrece momentos memorables, un tratado venenoso de sus personajes, una película con velocidad, tan veloz como el viento, cine de alta intensidad, una maleta con dinero y sus consecuencias, derivando a un final muy locuaz, el destino...