script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

De oficio, secundario

El trabajo de Ernest Borgnine, Betsy Blair, Agnes Moorehead, Ethel Barrymore, Linda Darnell, Walter Brennan, Ward Bond, John Ireland, Karl Malden o Barry Fitzgerald protagoniza De oficio, secundario: Rostros que agrandan la pantalla, ciclo de cine que el Ateneo de Santander programa para visibilizar el talento de los 'robaplanos' y 'característicos'. Las proyecciones del monográfico, a las 19:00 horas en VOSE, serán precedidas por presentaciones a cargo del periodista y crítico de cine Guillermo Balbona y el director del Aula de cine de la Universidad de Cantabria, Guillermo Martínez, que realizarán una contextualización histórica de las obras para después comentar en la charla-coloquio posterior cuestiones relativas a los aspectos temáticos y estilísticos más relevantes de cada película.


De oficio, secundario: Rostros que agrandan la pantalla arrancará este lunes, 11 de octubre, con Marty (1955), de Delbert Mann, protagonizada por Ernest Borgnine, Betsy Blair, Esther Minciotti, Joe Mantell, Karen Steele, Augusta Ciolli, Jerry Paris, Frank Sutton, James Bell y Robin Morse. Marty es un carnicero solterón que todavía vive con su madre. Suele salir con frecuencia con sus amigos por la noche, intentando encontrar a alguna chica con la que compartir su vida y hacer planes para el futuro.


El lunes 18 tomará el relevo Sólo el cielo lo sabe (1955), de Douglas Sirk, protagonizada por Jane Wyman, Rock Hudson, Agnes Moorehead, Conrad Nagel, Leigh Snowden, William Reynolds, Charles Drake, Virginia Grey y Gloria Talbott. Una viuda de buena familia inicia un romance con su apuesto jardinero. A pesar de pertenecer a dos mundos completamente diferentes deciden casarse, pero su amor tropieza con el rechazo de los hijos de la mujer y de su círculo social.


Pinky (1949), de Elia Kazan, se proyectará el lunes 25. Jeanne Crain, Ethel Barrymore, Ethel Waters, William Lundigan, Basil Ruysdael, Kenny Washington, Nina Mae McKinney, Griff Barnett, Frederick O’Neal, Evelyn Varden, Raymond Greenleaf y Fred Aldrich protagonizan la historia de una mujer negra de piel clara que se hace pasar por blanca, pero, cuando regresa a su casa natal en Mississippi, no le será fácil ocultar su raza y tendrá que enfrentarse a una ciudad llena de fanatismo, prejuicios y racismo.


Henry Fonda, Linda Darnell, Victor Mature, Walter Brennan, Tim Holt, Ward Bond, Cathy Downs, Alan Mowbray, John Ireland, Grant Withers, J. Farrell MacDonald, Russell Simpson y Jane Darwell protagonizan Pasión de los fuertes (1946), de John Ford, que se ha programado el viernes 29. A Wyatt Earp, antiguo sheriff de Dodge City, le ofrecen el puesto de comisario de la ciudad de Tombstone, pero lo rechaza porque le interesa más el negocio ganadero al que se dedica con sus hermanos. Sin embargo, cuando uno de ellos muere asesinado, acepta el puesto vacante y nombra ayudantes a sus hermanos. Contará también con la amistad y la colaboración de un jugador y pistolero llamado Doc Holliday.


Ya el lunes 8 de noviembre se ha programado El beso de la muerte (1947), de Henry Hathaway, la historia de un delincuente de Nueva York, Nick Bianco, herido y arrestado durante el asalto a una joyería. Tras ser condenado, el fiscal Louis D’Angelo le ofrece conseguirle la libertad condicional si le entrega los nombres de sus compinches. Bianco se debate entre la lealtad que debe a sus compañeros de fechorías y el deber que tiene para con su esposa y dos hijas... pero deberá tomar una decisión. El reparto lo forman Victor Mature, Richard Widmark, Brian Donlevy, Coleen Gray, Karl Malden, Taylor Holmes y Mildred Dunnock.


De oficio, secundario: Rostros que agrandan la pantalla terminará con la proyección, el lunes 15 de noviembre, de Siguiendo mi camino (1944), de Leo McCarey. Bing Crosby, Barry Fitzgerald, Rise Stevens, Gene Lockhart, Frank McHugh, Jean Heather, Stanley Clements, James Brown, Porter Hall, Fortunio Bonanova, Eily Malyon y The Robert Mitchell Boy Choir protagonizan la historia de un simpático cura y su actividad a favor de su parroquia, así como las discrepancias con otro sacerdote mayor y más severo.