script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Crítica: "Este cuerpo me sienta de muerte", por Jesús Caro

Como bien señalaba recientemente Javier Collantes en una de sus últimas críticas, los títulos de las películas suelen ser una pequeña señal de lo que nos depara un film. En referencia a éste que nos ocupa, con una 'traducción' muy, muy pero que muy libre de su título original (Freaky), nos deja absolutamente claros por qué derroteros nos va a llevar la nueva producción de Blumhouse, expertos en crear un sinfín de secuelas de sus películas de éxito a bajo coste y especializados en el género de terror y fantástico. La premisa es bien simple: el intercambio de cuerpos entre un asesino en serie y una estudiante de instituto. Los protagonistas tienen menos de 24 horas para deshacer dicho cambio antes de que sea permanente.


El director y co-guionista de Este cuerpo me sienta de muerte, Christopher Landon -responsable de Feliz día de tu muerte y su secuela-, vuelve a apostar por la mezcla de géneros en un mismo largometraje -aquí es la comedia y el terror más clásico mientras que en sus citados títulos se incluía en un aparente film de miedo bucles temporales, fantasía y mucho alivio cómico-. De hecho, ésta podría ser perfectamente una tercera entrega de sus anteriores trabajos cinematográficos.


Sin ser especialmente original, pues el cambio de roles de personajes muy diferentes ya se ha explotado en muchos títulos -como De tal astilla... tal palo (1987), el remake de 2003 Ponte en mi lugar o Viceversa (1988)-, sí es refrescante verlo en una historia de miedo con momentos sangrientos destacados que nos recuerda que no es precisamente una cinta apta para todos los públicos, que se explotan y ridiculizan al mismo tiempo los clichés típicos del género de terror aunque en lo referente al humor éste podría haber resultado mucho más divertido. Vince Vaughn cumple sin problemas su cometido, al igual que su otra protagonista (Kathryn Newton), en este divertimento que ofrece exactamente lo que se espera de él. Ni más ni menos.