script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

"Nos vemos en los bares... de cine V", por Javier Collantes

Las actuales medidas decretadas en Cantabria para atajar la presencia de la Covid-19 incluyen el cierre de los interiores de los establecimientos de hostelería, motivo por el que las reuniones sociales, según el máximo permitido en cada momento por las autoridades sanitarias, se han trasladado, incluso pese a los episodios meteorológicos más adversos, a las terrazas, por extensión balcones, tanto domésticos como hoteleros. Con el deseo de que en un futuro más bien cercano la situación epidemiológica permita la reapertura de los locales, vaya a continuación nuestro homenaje y reconocimiento a los que en estos momentos, y siempre respetando la normativa vigente, se han convertido en espacios alternativos para la socialización cinéfaga y a los que confiamos volverán a serlo.


Four Rooms, película irregular de 1995 donde el escenario es un hotel con cuatro historias dirigidas por Quentin Tarantino, Robert Rodriguez, Alexandre Rockwell y Allison Anders que protagonizan Antonio Banderas, Valeria Golino, Tim Roth, Madonna, Bruce Willis, Marisa Tomei... Historias raras, especiales, en Nochevieja, en un hotel de Los Ángeles, donde un botones es requerido continuamente por los clientes. Habitaciones con personajes extraños, desde brujas a gángsters pasando por hombres, mujeres y viceversa y todo tipo de apuestas. Con estos argumentos, sólo nos queda apreciar la estética del hotel y su fotografía, algún guiño humorístico y nada más.


Frankie & Johnny, film de 1991 dirigido por Garry Marshall e interpretado por Al Pacino y Michelle Pfeiffer con una excelente fotografía de Dante Spinotti y varias secuencias en una cafetería-restaurante de Nueva York, una película agradable, romántica y con dosis de humor. Un hombre descubre su vocación de cocinero en la cárcel y, cuando queda libre de su condena, es contratado en el mismo lugar de trabajo que una camarera que mantiene distancias con el nuevo. A partir de aquí, una relación paulatina. La brillantez de este film comercial de fácil visionado radica en sus intérpretes y una conocida canción.