script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

"Nos vemos en los bares... de cine IV", por Javier Collantes

Las actuales medidas decretadas en Cantabria para atajar la presencia de la Covid-19 incluyen el cierre de los interiores de los establecimientos de hostelería, motivo por el que las reuniones sociales, según el máximo permitido en cada momento por las autoridades sanitarias, se han trasladado, incluso pese a los episodios meteorológicos más adversos, a las terrazas, por extensión balcones, tanto domésticos como hoteleros. Con el deseo de que en un futuro más bien cercano la situación epidemiológica permita la reapertura de los locales, vaya a continuación nuestro homenaje y reconocimiento a los que en estos momentos, y siempre respetando la normativa vigente, se han convertido en espacios alternativos para la socialización cinéfaga y a los que confiamos volverán a serlo.


Mujeres al borde de un ataque de nervios, película de 1988 de Pedro Almodóvar, un relato apasionante, con protagonismo de diseño y decorado, una terraza en un piso, cuyo elemento contiene una secuencia magnífica. La fotografía de José Luis Alcaine, grandiosa de luz y color. La música de Bernardo Bonezzi, junto a una sutil dirección, también se añade a las interpretaciones de Carmen Maura, Antonio Banderas, Julieta Serrano, Rossy de Palma, María Barranco, Fernando Guillén, Kiti Mánver... Una historia apasionante, dos actores de doblaje, él engaña a su pareja y rompe con ella, factores que visionan un mensaje en el contestador, una maleta y personajes peculiares, una historia de soledad. Como homenaje al cine clásico, el relato resulta trepidante. Terraza con otra visión.


Desayuno con diamantes, un gran clásico del cine dirigido por Blake Edwards, con la música de Henry Mancini y las asombrosas interpretaciones de Audrey Hepburn, George Peppard, Mickey Rooney, Patricia Neal... Relato impecable que combina drama, romance y comedia, una película inolvidable. Una joven de Nueva York, un escaparate de una famosa joyería (Tiffany's), el edificio donde ella vive, la llegada de un escritor mantenido por una mujer madura. Con la famosa canción Moon River interpretada por Hepburn en una ventana-escalera de incendios, en sustitución de una terraza, maravillosa, una historia llena de romanticismo cinematográfico. Notas musicales, vibraciones y sensaciones en cada peldaño.