script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Crítica: "Rocambola", por Paco España

Exagerado, fantástico, inverosímil... son algunos de los sinónimos de rocambolesco y que también pueden definir esta historia. Un ladrón entra en una casa rural con la intención de desvalijar la caja fuerte. Algo que parece fácil y sencillo, se complica con la entrada en escena de una pareja que le invita a compartir el desayuno. Este es el planteamiento de una película que no va más allá del sencillo entretenimiento, que se consigue con los diferentes balances de poder entre los dos personajes principales cuando el control de la situación va alternando de uno a otro.


Pero no hay nada más, ninguna progresión ni cambio en el carácter de los personajes principales y mucho menos en los secundarios, los cuales tienen una aparición puramente anecdótica, tal es el caso de Ana Álvarez (Cha-cha-cha, Sin fin o la serie La verdad) o Elisa Matilla (Cha-cha-cha, Sin fin). El personaje femenino de la pareja, el que interpreta Sheila Ponce, conocida por haber participado en algunos de los poco conocidos trabajos anteriores del director (Juanra Fernández), es un instrumento del guión para que la balanza de poder vaya alternando entre los personajes principales, interpretados por el actor catalán Jan Cornet (La piel que habito, El desentierro) y el hispano-argentino Juan Diego Botto (Hablar, Todo lo que tú quieras).


La mayor virtud de Rocambola, estrenada el pasado día 5 en Filmin, es que no aburre en sus 80 minutos. Entre el planteamiento y el desenlace, que se resuelve de manera sumariamente violenta, no pasan demasiadas cosas, sólo las típicas de una historia del gato y el ratón, pero no resiste un análisis mínimamente profundo, porque las costuras aparecen ante la reflexión más superficial. La película se sostiene por la amenazante presencia y la experiencia interpretativa de Juan Diego Botto.


Desde que se diera a conocer para el gran público en Historias del Kronen, de Montxo Armendáriz; deslumbrara con Martín (Hache) y Roma, de Adolfo Aristarain; y sorprendiera con Plenilunio, de Imanol Uribe; ha forjado una sólida y prolongada carrera que ya fue reconocida con el homenaje recibido en Cinespaña, Festival de Cine Español de Toulouse en 2011. Se espera que el próximo año haga su debut en la dirección, si exceptuamos el episodio que dirigió para el film colectivo Hay motivo, con una película protagonizada por Penélope Cruz.