script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Presentación en Cantabria: "Diecisiete", de Daniel Sánchez Arévalo

Rodada en escenarios cántabros como localizaciones principales (Carmona, Limpias, Santoña...), la cuarta producción original nacional de Netflix (la ha estrenado de manera simultánea en más de 190 países el pasado viernes 18), Diecisiete, quinta película de Daniel Sánchez Arévalo (AzulOscuroCasiNegro, Primos, Gordos, La gran familia española) de la que puedes leer AQUI nuestra crítica, será presentada por el propio cineasta este miércoles, 23 de octubre, en la Filmoteca de Cantabria, un pase especial, a las 20:00 horas (se podrán retirar dos invitaciones por persona a partir de las 17:00 horas en la propia taquilla), en el que también estarán sus dos protagonistas.


Biel Montoro (Superlópez), como Héctor, y Nacho Sánchez (La zona) –actor más joven en recibir el prestigioso Max de teatro 2018 por Iván y los perros-, como Ismael, protagonizan la 'road movie' Diecisiete, producción de Atípica Films y José Antonio Félez, habitual responsable de las películas de Sánchez Arévalo, coprotagonizada por Lola Cordón (Cuéntame un cuento), Itsaso Arana (La virgen de agosto), Chani Martín (Campeones), Mamen Duch (Tierra de lobos), Carolina Clemente (No habrá paz para los malvados) y Kandido Uranga (Bajo la piel del lobo).


Sánchez Arévalo, que vuelve al largometraje tras seis años de ausencia -en los que ha publicado su exitosa novela La isla de Alice (finalista del Premio Planeta 2015)- y cuenta con más de 90 premios internacionales y 30 nominaciones a los Premios Goya, ha asegurado que Diecisiete le permite contar ‘esas pequeñas grandes historias cotidianas’ y volver a Cantabria, encontrando, además, ‘una conexión muy íntima con esta historia de perros abandonados… con la imperiosa necesidad de encontrar su sitio en el mundo’.



Héctor –nombre presente anteriormente en la cinematografía de Sánchez Arévalo-, de 17 años e interno en un centro de menores, participa en una terapia de reinserción con perros donde establece un vínculo indisoluble con uno tan apocado y esquivo como él. Cuando un día su perro no aparece porque por fin ha sido adoptado, Héctor, lejos de alegrarse, decide escaparse para buscarlo. Así empieza un viaje inesperado, en el que participan su hermano mayor Ismael, su abuela Cuca, dos perros -sin ningún adiestramiento previo y sacados de protectoras con el compromiso de que se les encontrase un hogar-, una vaca y otros animales.