script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

El Proyector (18/10/2019)

Cinco años después, la historia no contada tras el clásico animado La bella durmiente vuelve a la gran pantalla. Maléfica: Maestra del mal (Peñacastillo 3D Cinemas 12), secuela de nuevo protagonizada por Angelina Jolie (Frente al mar) y Elle Fanning (Cómo hablar con chicas en las fiestas), sigue profundizando en la relación entre la más villana de Disney y la joven princesa.


Tras los acontecimientos que endurecieron el corazón de una y la llevaron a maldecir a la otra, en esta secuela llegamos al momento de la coronación de Aurora, el establecimiento de nuevas alianzas y el enfrentamiento a nuevos adversarios para proteger las tierras y a las criaturas mágicas que viven en ellas, todo ello bajo la dirección de Joachim Rønning (Piratas del Caribe: La venganza de Salazar).


Michelle Pfeiffer (Vengadores: Endgame), Chiwetel Ejiofor (El niño que domó el viento), Ed Skrein (Alita: Ángel de combate), Juno Temple (Wonder Wheel) Sam Riley (Free Fire), Harris Dickinson (Mentes poderosas), Robert Lindsay (Grace de Mónaco) e Imelda Staunton (Bailando la vida) completan el reparto de este cuento infantil teñido de un oscuro negro y dotado de afilados cuernos.



Adaptación de la novela Adults in the room: My battle with Europe’s deep establishment, del político y economista griego Yanis Varoufakis, Comportarse como adultos (Cines Groucho) presenta una tragedia humana, una tragedia de plena actualidad, una historia de personas atrapadas en una red inhumana de poder, una trampa claustrofóbica sin salida que ejerce una presión brutal, una tragedia en el sentido de la antigua Grecia donde los personajes no son ni buenos ni malos, sino que se ven arrastrados por las consecuencias de su concepto de lo que deben hacer. Costa-Gavras (El capital) retrata el rescate financiero de Grecia en 2015.



Protagonizada por Maribel Verdú (Ola de crímenes), Aura Garrido (El silencio de la ciudad blanca), Daniel Grao (Animales sin collar), Roberto Álamo (Que Dios nos perdone), Ginés García Millán (Felices 140), Antonio Velázquez (Perdiendo el norte) y Ruth Gabriel (Zona hostil), El asesino de los caprichos (Peñacastillo 3D Cinemas 12) es un thriller policíaco, que tiene como trasfondo el mundo del arte, dirigido por Gerardo Herrero (La playa de los ahogados, Silencio en la nieve). Rodada entre Madrid, Pamplona y Bruselas, esta historia plantea varios crímenes en un barrio de clase alta que tienen algo en común: sus víctimas coleccionan grabados de Goya. Las inspectoras Carmen Cobos y Eva González iniciarán la investigación en un entorno elitista en el que el tráfico de obras de arte es habitual. Tendrán que descubrir a un asesino que reproduce con sus víctimas las escenas de los Caprichos de Goya.



Bretaña francesa, 1770. Marianne es una pintora que debe realizar el retrato matrimonial de Héloïse, una joven que acaba de dejar el convento. Héloïse no acepta su destino como mujer casada y se niega a posar, por lo que Marianne debe trabajar en secreto. Para ello, se hace pasar por dama de compañía, para así observarla de día y pintarla de noche. Su relación se vuelve más intensa a medida que comparten juntas los últimos momentos de libertad de Héloïse antes de su boda. Valeria Golino (La casa de verano), Adèle Haenel (Un pueblo y su rey) y Noémie Merlant (Un seductor a la francesa) protagonizan, a las órdenes de Céline Sciamma (Cuando tienes 17 años), Retrato de una mujer en llamas (Cines Groucho).



Diez años después de que Bienvenidos a Zombieland se convirtiera en un gran éxito y un clásico de culto, Woody 'Tallahassee' Harrelson (Tres anuncios en las afueras), Jesse 'Columbus' Eisenberg (Batman v Superman: El amanecer de la justicia), Abigail 'Little Rock' Breslin (El juego de Ender) y Emma 'Wichita' Stone (La favorita) se vuelven a unir a Ruben Fleischer (Venom) para Zombieland: Mata y remata (Peñacastillo 3D Cinemas 12), una secuela caótica que va desde la Casa Blanca al corazón del país en una lucha contra nuevos tipos de zombis que han evolucionado y con nuevos supervivientes humanos por el camino, más allá de sus propios conflictos como alocada e improvisada familia.