script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Crítica: "Yesterday", por Javier Collantes

El cine vuelve por los senderos de la música y biopic al uso para proyectar triunfos y tragedias de grupos y cantantes, luces y sombras en una conducción domesticada para el gusto del gran público, films distribuidos para el honor y la gloria de los grandes creadores musicales, fáciles, a veces tortuosos, pero con la premisa de enardecer al espectador, avivando recuerdos, con el poder de la música y la creación artística.


En esta ocasión, la película que nos ocupa es distinta en su planteamiento, original y, a su vez, otro homenaje, en uno tono diferente, a un grupo que ha pasado a la historia por sus grandes canciones. Me refiero a The Beatles. Dirigida por Danny Boyle -de quién recordamos entre su desigual filmografía Trainspotting, La playa, 127 horas, Slumdong Millionaire- y del guionista Richard Curtis (Love Actually), Yesterday conforma un relato con buenos sentimientos, una 'feel good movie' limpia, sana, sin recovecos oscuros... un precioso 'escaparate'.


Su síntesis nos lleva a una localidad inglesa, donde a un compositor, que está a punto de abandonar su sueño de vivir de la música y gracias al apoyo de su mejor amiga después de un accidente por un apagón en todo el planeta, se convierte en famoso gracias a las circunstancias: menos él, el resto de la humanidad no sabe quiénes son The Beatles. Aprovechando la coyuntura, Jack Malick cantará las canciones del grupo y su fama y éxito subirán hasta límites insospechados.


Con un argumento que, en principio, promete emociones, y bajo la forma de refrescante comedia romántica musical, Yesterday resulta una ficción homenaje muy convencional, sin profundidad, simplemente algodonosa y facilona, una dimensión nada profunda con un reparto presentable, un guión por encima de sus evocaciones... un regreso al pasado con un relato fallido en base a un desequilibrio rítmico que sólo se acompasa gracias a las canciones, un film light, sin cafeína, que apenas te hace sentir. Sin escarabajos, entonamos un Yesterday y volvemos a su Liverpool.