script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Crítica: "John Wick: Capítulo 3 - Parabellum", por Jesús Caro

Aún me sigue sorprendiendo, y no debería, la facilidad que tiene el cine norteamericano para crear franquicias con un punto de partida tan simple. La primera entrega de esta (por el momento) trilogía, ¡esto continuará!, era de lo más sonrojante. En John Wick (Un buen día para matar), el protagonista, un asesino a sueldo retirado, se vengaba de aquellos que robaron su coche y mataron al perro que le regaló su esposa fallecida.


Para dar un cierto toque de 'originalidad' a la trama y la mitología que envuelven a estas cintas de acción, se establecen códigos de honor entre asesinos, se presenta una organización secreta criminal y se representa de manera exagerada la violencia hasta dar forma a un universo muy particular e increíble.


¿Qué es John Wick: Capítulo 3 - Parabellum? Un film sin apenas guión (y eso que tenían a 4 personas encargadas de ello), que arranca justo donde terminó la anterior entrega, y que resulta ser una huida constante para salvar su vida por parte de su protagonista, Keanu Reeves, quien pone todo su esmero en aprenderse las coreografías de las escenas de peleas y tiroteos que en las líneas de dialogo de su personaje.


Al mismo tiempo, aniquila a todo aquel adversario con el que se topa (concretamente 128 según el último recuento). Reeves/Wick reparte tortas y tiros en innumerables momentos y en diferentes emplazamientos, como una biblioteca, una tienda de armas antiguas, a lomos de un caballo o en moto...


En definitiva, escenas de acción bien planificadas pero demasiado largas y extenuantes a las que tan solo separan momentos aparentemente más relajados, con diálogos entre personajes tan poco atractivos como irrelevantes. El director, Chad Stahelski, realiza un eficaz ejercicio estético con poca sustancia en el contenido y falto de ideas que copia/homenajea a la película La villana.


Del resto del reparto destacan Mark Dacascos, en el rol de villano y aportando algunos momentos divertidos agradecidos y espectacularidad en sus escenas de lucha, y Halle Berry, en un pequeño papel con dosis dramáticas y de acción que salvan su parte. John Wick: Capítulo 3 - Parabellum es un ruidoso espectáculo efectista al que le falta cordura y le sobra(n) chifladura (y balas).