script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Crítica: "El pacto", por Paco España

El director de esta película, David Victori, es el responsable de dos de los mejores cortometrajes del cine español, Reacción y La culpa, y también de otro tan elegante como fallido, Zero. Su trayectoria ya nos indica que es capaz de hacer buenos productos y otros mediocres. Lamentablemente, El pacto está más cerca de los segundos.


Se trata de una historia de misterio fantástico en la que se entrecruzan tratos al filo de lo demoníaco, enfermedad y muerte de seres queridos junto con relaciones de pareja y materno filiales. Todas estas líneas argumentales están planteadas de un modo deslavazado, hasta que llegamos al final en el que se presenta una situación en la que todo cobra un fuerte sentido alegórico sobre la pérdida.


Pero ello implicaría un desenlace nada feliz. Los responsables de esta película dan otro medio giro de tuerca en busca del azucarado final, lo que nos hacer perder de vista el brillante cierre que hubiera podido ser para convertir esta historia en un producto realizado con solvencia técnica, pero nada arriesgado y plagado de convencionalismos del género.


El protagonismo corre a cargo de Belén Rueda, que hace honor a su apellido porque rueda y rueda sin parar. Es difícil que cada mes no llegue a la cartelera alguna película con su intervención. Su trabajo, en este caso, no está a la altura de Perfectos desconocidos ya que utiliza gestos y mohines que ya se le han visto con anterioridad en otros títulos del género. Resulta difícil observar su trabajo y no ver constantemente una señora con peluca pelirroja.


Otros papeles corren a cargo del actor rosarino Darío Grandinetti, habitual de Eliseo Subiela y Pedro Almodóvar, que también hace honor a su apellido, ya que cualquier papel que incorpora lo dota de grandeza y profundidad como es el caso. Antonio Durán 'Morris' -al que vimos recientemente en el papel de Manuel Charlín en la serie de televisión Fariña-, como hace siempre, borda cada trabajo por pequeño que éste sea. Lo mismo ocurre con Josean Bengoetxea -Loreak, Fe de etarras, La mano invisible-, con un papel muy corto pero lleno de intensidad.


El pacto es una película fallida, pero conociendo el talento que puede demostrar su director, y algunos pequeños flashes que se han podido apreciar, podemos vislumbrar alguna interesante propuesta en próximas ocasiones.