script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Crítica: "El orden divino", por Javier Collantes

El cine, además de entretener, también se compone de relatos que recuerdan luchas por lo que se consideraban y se consideran causas justas, las denominadas historias sociales y políticas o mal llamadas películas con mensaje. El film que nos ocupa no necesita 'mensajes', pues su camino es claro desde la primera secuencia. No necesita un papel en una botella y lanzarla a los océanos, para que alguien lea sus líneas.


El orden divino es un película tan directa que, sin ser perfecta, es necesaria de ver por muchos motivos. La directora, Petra Volpe, firma un compromiso veraz e intenso, muy entretenido, siendo su valor principal el contener una historia universal sobre los derechos de la mujer desde una amplitud de campos.


Esta película suiza, galardonada en el Festival de Tribeca, nos traslada, en 96 minutos de metraje, al año 1971, cuando, en un pequeño pueblo alpino, la vida resulta apacible con la negación a las mujeres a votar. A partir de esta premisa, una mujer, ama de casa y madre de dos hijas, recibe la noticia de que, en muchas partes del mundo, comienzan la revolución sexual, los derechos civiles, los movimientos contraculturales... respuestas a  muchas cuestiones en un mundo en cambio.


Entonces, en esta localidad, se debate el derecho a la lucha por el sufragio femenino, la liberación y la huelga... detonante para cambiar el estado de las 'cosas' dominado de forma atroz por los hombres. Con este argumento, Volpe construye un film reivindicativo y directo, con una excelente fotografía y ambientación. A pesar de ciertos momentos secuenciales más suaves, el relato no se resiente de sus muchos instantes de buen cine.


El arte de narrar una historia verídica, el arte de trasmitir desde la sencillez. Un reparto interpretativo muy equilibrado en sus registros contribuye, en cada secuencia, a que el espectador sienta que los personajes se encuentran impregnados de emoción, para adentrarse en otros tiempos, en un lugar idílico, donde todo permanecía igual, hasta un momento de unión.


Ellas en la composición de no ser despreciadas por ellos, en un puro machismo salido del interior más oscuro y pobre del hombre. Esta película trae y pone el orden, dentro del desorden de una época muy determinada, en cierta sociedad. Cine que gustará, con sus dosis de crudeza, humor en algunos casos, y sapiencia. Recomendable, para la mayoría de espectadores medios habituales.