script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Bono Cultura 2018, cada vez más cerca

Este lunes, 30 de abril, ha finalizado el plazo para que los establecimientos culturales que lo deseasen pudieran adherirse a la campaña Bono Cultura, propuesta del Ayuntamiento de Santander, a través de la Fundación Santander Creativa, que lanzará de nuevo este mes de mayo y que, como principal novedad y respecto a la edición anterior, pondrá a la venta 8.000 abonos, 3.000 más que en 2017, distribuidos, además, en dos periodos: 5.000 unidades para canjear entre mayo y septiembre, y una segunda tanda con otros 3.000 bonos adicionales para disponer de octubre al 31 de diciembre, aunque los adquiridos en la primera fase seguirán siendo igualmente válidos y canjeables en la segunda.


El objetivo del Bono Cultura, desde su inicio y ahora con las medidas y novedades, es potenciar la venta de productos y servicios culturales en la ciudad. Con el Bono Cultura, se pueden adquirir libros (salvo los de texto y material escolar o de oficina), discos, películas, entradas para espectáculos en vivo (teatro o música), cine o inscripciones para cursos y talleres de carácter cultural y creativo, de modo que, aunque el usuario paga 10 euros por un bono, tendrá un valor de 15 euros en los establecimientos adheridos a la campaña, un impacto económico que, en el caso de los 8.000 bonos de este año, generarán un movimiento comercial de 120.000 euros en los negocios adheridos.

Como viene siendo habitual, Bono Cultura, que nació en 2015 con el objetivo de dar visibilidad al sector cultural y llevar a públicos y consumidores distintos a los negocios culturales y aumentar la venta de productos y servicios, se podrá adquirir en la red de cajeros de Liberbank o a través de la página web de la entidad, aunque no es necesario ser cliente para poder adquirirlos, y cada usuario podrá adquirir hasta cuatro Bonos Cultura con cada tarjeta. El incremento en el número de bonos llega después del éxito de la campaña 2017, cuando participaron 25 empresas culturales de Santander y los 5.000 bonos se agotaron apenas tres semanas después de su puesta a la venta.