script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Los XXXII Premios Goya, tres deseos cumplidos con música cántabra

Los XXXII Premios Goya, que se están entregando este sábado, 3 de febrero, han situado a Cantabria en el palmarés. A la espera de comprobar el título que más galardones cosechará en la ceremonia que está desarrollándose a esta hora, el Premio Goya al Mejor Largometraje Documental, apartado en el que nos encontramos la otra opción regional con el documental de Joaquín Gutiérrez Acha Cantábrico. Los dominios del oso pardo, para Muchos hijos, un mono y un castillo, de Gustavo Salmerón, en el que la partitura musical de la banda sonora la firma el cántabro Nacho Mastretta.


Medalla de Oro del Círculo de Escritores Cinematográficos, Premio José María Forqué... Muchos hijos, un mono y un castillo es el nuevo trabajo tras las cámaras de Gustavo Salmerón en el que el músico cántabro Nacho Mastretta vuelve a poner la música tras haber hecho lo propio anteriormente a Desaliñada, precisamente ganador del Premio Goya al Mejor Cortometraje de Ficción, y que, sin embargo, no había sido recompensada con su nominación a Mejor Música Original.



Rodado en localizaciones de Barcelona, Cuenca y Valencia, Muchos hijos, un mono y un castillo, cuyo metraje ha sido seleccionado entre más de 400 horas de material rodado, parte de un guión coescrito por el propio Salmerón junto a Raúl de Torres y Beatriz Montañez, una estructura confeccionada con el paso de los años y el retrato de los vaivenes de una familia liderada por una curiosa matriarca.


Julita, la madre, ha cumplido todos sus sueños de tener una familia numerosa, un mono y un castillo, y ahora sufre los efectos de la crisis económica, sin dinero para poder mantener el imponente inmueble, y a base de iniciativa y tacto logra mantener a la familia a flote. Muchos hijos, un mono y un castillo resulta, en su condición documental, una comedia de ficción con raíz personal y familiar.


Junto a Dancing Beethoven, de Arantxa Aguirre, y Saura(s), de Félix Viscarret, la lista de cuatro nominados al Premio Goya a Mejor Película Documental la completaba Cantábrico. Los dominios del oso pardo, de Joaquín Gutiérrez Acha (Guadalquivir), un documental producido por Wanda Natura en el que el medio natural de nuestra región es absoluto protagonista.