script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Crítica: "Toc, toc", por Paco España

El título de esta película no hace referencia a la creencia popular de que el cartero siempre llama dos veces, sino a las siglas del trastorno psíquico denominado Trastorno Obsesivo Compulsivo que, como es sabido, se trata de un estado de ansiedad producido por pensamientos intrusivos recurrentes y por la realización de conductas repetitivas.


En esta ocasión, un grupo de pacientes se juntan en la sala de espera de un doctor, que nunca termina de llegar, para tratar sus respectivos trastornos: el que no para de hacer cuentas numéricas, la obsesionada con la existencia de gérmenes, la que piensa que se ha olvidado el gas abierto cuando lo ha comprobado 35 veces antes de salir, el que repite insultos y palabras soeces de manera incontrolada, la que repite todo lo que dice dos veces y el que no puedes pisar las líneas del suelo.


Toc, toc está basada en la obra del escritor francés Laurent Baffie, de hecho, prácticamente toda la acción se desarrolla en un mismo escenario -la recepción, sala de espera y aseo de la consulta del doctor-, con varios intérpretes de comedia consagrados como Rossy de Palma, Paco León, Alexandra Jiménez y Adrián Lastra; el estupendo actor argentino Óscar Martínez -protagonista de la excepcional El ciudadano ilustre- y dos actrices emergentes como Inma Cuevas, habitual del director, y Nuria Herrero, una de las intérpretes teatrales del musical joven del momento, La llamada.


Se dice que una buena actriz o un buen actor de comedia son buenas actrices y buenos actores sin más, ya que la comedia es uno de los géneros más difíciles de llevar a cabo porque su precisión en el ritmo tiene que ser de reloj suizo. Si no es así, la comedia se evapora, dejando paso al esperpento paródico que, si no es buscado, ofrece un resultado bastante penoso.


El director Vicente Villanueva es responsable, con irregulares resultados, de comedias anteriores como Nacida para ganar y Lo contrario al amor, además de prestigiosos cortometrajes del mismo género como El futuro está en el porno, La rubia de Pinos Puente o Meeting with Sarah Jessica. En esta ocasión, Villanueva ha logrado conferir un ritmo estupendo a las situaciones, con la complicidad de las buenas interpretaciones generales.


De este modo, se obtiene una película cuya calidad está mucho más allá de lo que se vislumbraba en el trailer promocional, que no inspiraba demasiada confianza. Se podría decir, sin temor a exagerar, que estamos ante una pieza de alta comedia a la altura y del estilo de Boca a boca, El amor perjudica seriamente la salud o Cosas que hacen que la vida valga la pena, todas ellas grandes comedias del maestro del género Manuel Gómez Pereira.