script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

De Leni Riefenstahl a Neil Jordan

La colección Signo e Imagen. Cineastas, de Editorial Cátedra, publica este jueves, 26 de enero, dos nuevos libros que abordan, a lo largo de más de 300 páginas cada tomo, la trayectoria de dos nombres propios del séptimo arte. Pertenecientes a dos momentos diferentes, a dos generaciones distintas y vinculados, además, a formatos y temáticas distantes pero igualmente recomendables: Leni Riefenstahl y Neil Jordan, firmados, respectivamente, por Manuel García Roig, y Jordi Ardid y Marta Giráldez.


Bailarina excepcional, actriz, guionista, productora y fotógrafa, Leni Riefenstahl (1902-2003) rebasa el marco de la autoría cinematográfica para profundizar en otros muchos ámbitos de la actividad artística. Este estudio literario recorre su prolífica trayectoria, un análisis exhaustivo sobre sus ocho películas como actriz y sus siete títulos como directora.


Desde los films sobre los Congresos del Partido Nacionalsocialista, Victoria de la fe y El triunfo de la voluntad, pasando por Olympia, considerado el mejor documental sobre deporte de la historia del cine, hasta películas como La luz azul, pero también incluye documentos inéditos en España de su relación con Hollywood, así como del proyecto de construcción de un gran complejo cinematográfico destinado a su futura y exclusiva labor, no mencionado por ella en sus memorias y que, auspiciado por Adolf Hitler y otros jerarcas nazis en 1939, se frustró con el estallido y posterior desarrollo de la Segunda Guerra Mundial.


Por su parte, el presente volumen sobre Neil Jordan, quizás el cineasta irlandés más relevante de su generación, ofrece una visión global de este artista y recorre toda su obra fílmica, tanto cinematográfica, a medio camino entre el cine independiente y el fasto hollywoodiense, como televisiva, y se incluye, además, un anexo dedicado a su condición de novelista.


Con más de treinta años de carrera, Jordan posee una extensa filmografía que abarca los más diversos géneros, del fantástico (En compañía de lobos, Entrevista con el vampiro) al thriller (Juego de lágrimas) pasando por la tragicomedia (Desayuno en Plutón) y el cine histórico (Michael Collins), sin que por ello se pierdan unas señas de identidad en las que se mezclan aspectos como la identidad y la historia irlandesa, la ambigüedad sexual o la violencia soterrada. Neil Jordan es, sin duda, un realizador con una cosmogonía propia, no sólo por la visión personal que subyace en cada una de sus historias sino también porque nos permite vislumbrar el complejo equilibrio entre el cine de su Irlanda natal y las obligaciones adquiridas al filmar en los Estados Unidos.