script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

"El invierno en tu rostro", de Carla Montero

Con las últimas palabras de la nueva novela de Carla Montero, autora consolidada con publicaciones anteriores como "La tabla esmeralda" o "La piel dorada", la historia de sus protagonistas se prolonga nítidamente en la memoria de nuestra retina de manera cinematográfica, retrato fílmico en el espejo literario de los 'amantes del Círculo Polar' enfrascados 'en el amor y en la guerra', una suerte de intento romántico sumido en las encontradas eventualidades de la esfera azarística. 


Prospectando el pasado familiar propio, confiada en las exploraciones previas de un territorio documentado y sometida por los vaivenes de una Historia en conflicto, la 'dama en juego' se confía, pese al frío y a la oscuridad de carácter intrínseco, a temáticas universales para atravesar y circunnavegar continentes y océanos en busca de un amor desnudo enraizado con los pies en la tierra. Lena y Guillén son hermanastros y viven tranquilos ajenos a un inesperado accidente que cambiará para siempre sus vidas: una oportunidad, una separación, reencuentros y desencuentros, tiempo y distancia, bandos opuestos, amor en conflicto siempre latente... 


Aún con la complejidad de un espesor expuesto desde la contextualidad, la percepción se apodera de la descripción y los remaches de los posicionamientos bi-polares difuminan cualquier atisbo de moralina arbitraria, enfrentamientos cargados de razones entre personajes ambos de situaciones y evoluciones creíbles y comprensibles que escriben un relato de la geografía humana de una relación en la que el cuándo difumina por completo el dónde.


Las sombras de Julio Medem y Ernest Heminghway, así como el 'enderechamiento' de la propia 'empresa' por parte de la autora, definen el trazo de la narración, anhelo romántico de un deseo poético zarandeado en manos de la tiranía cruenta del pragmatismo circunstancial. Aún así, los lectores fieles a nuestros amantes caerán en la cuenta de una primavera a las puertas que siempre llega y trae la luz del optimismo al final del túnel.