script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

La dirección cinematográfica desde la piel de Isabel

La directora y productora de cine Isabel de Ocampo, que ha impartido "Taller de dirección de cine: el cine desde la piel" del 10 al 14 de Agosto en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, ha planteado este curso como una experiencia cinematográfica en vivo y en directo, veinticuatro horas al día, de modo que cada alumno ha interpretado un rol bajo su coordinación y supervisión. Precisamente, uno de los objetivos de este seminario era profundizar en el denominado 'networking', trabajar la red de contactos paralelamente a la preparación y filmación de un plano secuencia.


Desde el primer minuto, y con la mirada puesta en el montaje de sus historias, la ganadora del Premio Goya 2009 al Mejor Cortometraje de Ficción incentivó a sus alumnos a buscar la localización apropiada: la Península de la Magdalena con el Palacio y sus pasillos, la Plaza Porticada, la Playa del Camello... Más allá de los lugares, la cineasta y profesora les ha recordado a sus alumnos que 'nosotros pensamos desde un encuadre'. Además, de Ocampo les ha insistido durante este curso que llegar a ser director pasa por disponer de 'una gran capacidad de trabajo, talento y suerte'. Respecto al día a día, la realizadora les ha recordado que 'en esta profesión, los problemas son parte del trabajo y el rodaje de una película es vencer obstáculos'. 

Con la intención de dotar a los alumnos de una visión completa de la creación de una película, desde el guión hasta la pos-producción y el marketing o la dirección de actores, de Ocampo, no obstante, les ha asegurado que 'no se puede enseñar a hacer cine', únicamente orientar para desarrollar un 'criterio propio, fundamental para un cineasta'. En esta línea, ha señalado que 'antes de emocionar a otras personas primero tienes que saber que has sentido tú y ponerle nombre y apellidos'. De Ocampo ha considerado, finalmente, que hay una 'ignorancia absoluta del lenguaje audiovisual en nuestro país', como cuando la gente cree que 'los actores hablan en la realidad como sus personajes'.