script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

El 'Tracking' de Nacho

Mesas redondas, proyecciones y conferencias, clases magistrales, presentaciones, escenificaciones, conciertos... todas estas actividades están teniendo lugar en diferentes sedes de Bilbao, desde el pasado lunes 9 y hasta el próximo sábado 14 de Febrero, dentro de la segunda edición de Tracking Bilbao, una muestra de diferentes formas de expresión, en torno al concepto multidisciplinar, directamente ligadas a la cultura popular en la era digital. Más información AQUI sobre este evento. 


Invitados especializados, ejemplos afianzados y nuevos talentos, teóricos y creadores que representan las múltiples posibilidades del cruce de medios y la utilización de la red como fuente de inspiración y agente de distribución participan en esta cita: Raúl Minchinela, Rubén Lardín, Daniel Ausente y Nacho Vigalondo estarán presentes este viernes, 13 de Febrero, con "Trash entre amigos", actividad cinematográfica que tendrá lugar, a las 22:30 h. con entrada gratuita, en la Sala Bilborock. 


Ahora que los salones de casa lucen monitores de alta definición y altavoces con surround, el atractivo de ir al cine vuelve a estar en la experiencia compartida. "Trash entre amigos" es un experimento para que las películas comentadas, que fueron el origen mismo del cine, se re-formulen en el siglo XXI. Y lo hace con las películas que abundan en el absurdo y en lo extraño, con frecuencia de una manera completamente accidental: el cine de serie Z, el cine Trash. Frente a la película que no cambia, "Trash entre amigos" busca la experiencia irrepetible, en la que todo se modula con la participación del público. 


Sr. Ausente –autor de El blog Ausente, teórico del cine y el cómic-, Ruben Lardín – escritor y reputado gourmet de la serie B, con notable bibliografía-, Raúl Minchinela –periodista especializado, responsable de “Reflexiones de Repronto”- y el cineasta cabezonense Nacho Vigalondo comentan películas en directo, sin pausas ni rebobinados, con la colaboración del público asistente. Allí abundan en los diálogos disparatados, las tramas incongruentes, la realización insensata y todos los argumentos que hacen del cine de bajo presupuesto una fuente inacabable de diversión.


El título seleccionado para esta velada es "Patrick vive todavía" (Mario Landi, 1980), secuela italiana de "Patrick", una película australiana sobre un tío en coma, con poderes telequinéticos, que gozó de cierto prestigio en su día, tanto que, mientras los responsables pensaban en hacer una secuela, los italianos, por el morro y sin pedir permiso, se sacaron de la manga esta cinta donde se cuenta la peripecia estática de un tío moviendo las cosas sin moverse de su cama. Un guión escrito en una servilleta, un presupuesto de cincuenta pesetas, diálogos del submundo, cuatro asesinatos demenciales, muchas tetas y toneladas de sinvergonzonería.