script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

LeeEntrevista Cinentérate: Carlos García ("El zoo de cristal")

Antes de su desembarco escénico en el Teatro Fernán Gómez de Madrid para su presentación en sociedad del 6 al 30 de Noviembre, "El zoo de cristal", co-producción de El Teatro Español y Secuencia 3, se estrena este viernes, 31 de Octubre, en el Palacio de Festivales, una doble cita con la obra de Tennessee Williams en sesiones de 20:30 y 22:30 h. bajo la dirección de Francisco Vidal, con la adaptación de Eduardo Galán y la interpretación de Silvia Marsó, Alejandro Arestegui, Pilar Gil y el actor cántabro Carlos García ("Velvet", "Homicidios"). Precisamente, con el intérprete cántabro hablamos sobre este proyecto y su trayectoria más reciente en la siguiente entrevista. 


Cinentérate: Estreno absoluto de "El zoo de cristal". ¿Qué supone para ti poner de largo un montaje teatral de esta categoría en la que fuera tu escuela, la que te vio dar los primeros pasos como actor?. 

Carlos García: Pues supone una ilusión muy grande, además de una gran responsabilidad. Me hace mucha ilusión estrenar en casa. Va a ser muy emocionante.

Cinentérate: ¿Cómo recuerdas aquellos días ahora que han pasado casi 15 años?. 

Carlos García: Fueron años muy felices, los de la escuela. Tenía muchas ganas de aprender todo lo que pudiera de esta profesión. Compartí clase con grandes amigos que ahora son grandes actores y tuvimos muy buenos profesores de los que aprendí mucho.


Cinentérate: "El zoo de cristal" es una de esas ocasiones que no se pueden dejar pasar. La historia, el resto del reparto... ¿Quién es Jim dentro de este entramado?. 

Carlos García: Jim es el pretendiente soñado por Amanda, la madre. Trabaja con Tom en una zapatería y éste le ha invitado a cenar en casa. En el instituto fue el líder en deportes,en el coro... destacaba en todas las disciplinas y se le adivinaba un futuro triunfal. Pero han pasado los años y trabaja con Tom en una zapatería. 

Cinentérate: Entre Jim y Tom, ¿a quién se parece más Carlos?. ¿O en qué se parece a cada uno?. ¿Te hubiera gustado más ser Tom?. 

Carlos García: La obra es tan buena que creo que depende en qué momento te puedes sentir identificado con cualquiera de los personajes. Creo que tengo cosas de los dos.


Cinentérate: No es el primer montaje teatral de esta obra. ¿Cuáles pueden ser las particularidades más destacadas de esta versión?. 

Carlos García: Creo que el sentido del humor está bastante presente en la propuesta de Paco Vidal. Es un gran drama pero tiene momentos cómicos que creo se van a agradecer.

Cinentérate: Este estreno es una ocasión especial, pero la anterior y última visita hasta la fecha para subirte a un escenario santanderino fue hace dos años, con "La isla" -de la mano de tu buen amigo Agus Ruiz con la compañía Teatro en Red-. ¿El motivo o los motivos de esta prolongada espera?. ¿Proyectos televisivos?. ¿Falta de proyectos teatrales interesantes?... 

Carlos García: La verdad es que tenía muchas ganas de volver, pero he estado bastante liado con otros proyectos, sobre todo en televisión. Pero no se me ocurre una mejor forma de volver que con esta gran obra. 

Cinentérate: Del resto de la obra de Williams, tanto en su vertiente teatral como cinematográfica -de "Un tranvía llamado deseo" a "La rosa tatuada" pasando por "La gata sobre el tejado de zinc", "Dulce pájaro de juventud" o "La noche de la iguana"-, si pudieses protagonizar alguna otra, ¿cuál sería?. 

Carlos García: "La gata sobre el tejado de zinc". Siempre me ha gustado mucho esa obra. La primera vez que la leí me impactó mucho. 


Cinentérate: "El zoo de cristal" te trae a casa. "Homicidios" y "Gran Hotel" también tuvieron sus secuencias cántabras... Casualidades o coincidencias así supongo que son bienvenidas. 

Carlos García: Son casualidades. Y ójala me sigan sucediendo en el futuro. No hay nada mejor que trabajar en casa. 

Cinentérate: Este montaje, "Amar en tiempos revueltos", "Bandolera", "Velvet"... La mayoría de proyectos tienen un perfil de época. ¿Tú también te ves así?. 

Carlos García: Pues creo que también es casualidad. Eso y que desde hace unos años las series de época se han convertido en la referencia dentro de las series nacionales. Se hacen muchas y se van a seguir haciendo más en un futuro próximo. 

Cinentérate: Poco cine hasta la fecha. Un papel en "Tánger" a tu llegada a Madrid, otro en un proyecto cántabro como "Sara"... ¿No llegan proyectos, no los consideras interesantes, prefieres la televisión o el teatro...?. 

Carlos García: Tengo muchísimas ganas de volver a hacer cine. Ojalá me ofrezcan algún proyecto pronto. Es cierto que si he trabajado más en televisión es porque he tenido más ofertas. 


Cinentérate: Casi no hay serie de éxito en la que, de una manera u otra, no hayas estado presente: como protagonista, colaboración, episódico... Podría decirse que, más que hacerte un hueco -que siempre resulta complicado-, has conseguido hacerte un imprescindible. 

Carlos García: No... que va. No me considero imprescindible ni mucho menos. Simplemente llevo muchos años trabajando, intentando hacer las cosas lo mejor posible. Y espero seguir así muchos años más. Por supuesto, espero que la profesión siga contando conmigo. 

Cinentérate: Fernando, Antonio, Alonso... ¿Alguna vez se ha dado el caso de que tu personaje se ha llamado Carlos?. 

Carlos García: Pues fíjate que nombre más común tengo... pero creo que no. 

Cinentérate: Está claro que Santander te tira. Conectando esa circunstancia con la posibilidad de participar en alguno de los proyectos de una cantera emergente de cortometrajistas en la región, ¿estarías por la labor de participar en alguno si te lo ofreciesen y te pareciese interesante?. 

Carlos García: Por supuesto que sí. Si el proyecto es interesante y me gusta no me importa el formato del que estemos hablando. Además, trabajar con gente de aquí siempre es un orgullo.


Cinentérate: El futuro más inmediato pasa por representar "El zoo de Cristal" en Madrid. ¿Qué otros proyectos hay en cartera o en el horizonte más próximo?. ¿Más teatro, televisión, cine...?. 

Carlos García: De momento estrenar 'el Zoo' y actuar todo lo que podamos. Mi cabeza ahora mismo no da para más. Estoy centrado al cien por cien en este proyecto. 

Cinentérate: Muchas gracias por tu tiempo y suerte de delfín y diamante para con "El zoo de cristal".


"El zoo de cristal" es uno de los textos más sinceros y autobiográficos del reconocido escritor norteamericano del s. XX. Aunque no deja de ser un drama intimista y mágico del realismo americano del siglo pasado, la obra tiene un punto divertido y satírico en el personaje de Amanda. Este montaje cuenta, además, con un equipo artístico en el que sobresale el recientemente galardonado con el Premio Ceres de teatro y prestigioso escenógrafo Andrea D’Odorico. Por otro lado, Nicolás Fischtel ha diseñado una iluminación con la que ha creado un ambiente mágico para la función y Cristina Martínez ha diseñado un vestuario de época de indudable atractivo. Puedes leer AQUI más información sobre las sesiones teatrales en el Teatro Fernán Gómez de Madrid y sobre la evolución teatral y cinematográfica de la obra en USA y España.


Sinopsis: "El zoo de cristal" retrata la vida de los Wingfield, una familia sureña estadounidense de los años 30 en el siglo XX. Sobresale la figura de Amanda (Silvia Marsó), la madre, una mujer obsesionada con salir de la pobreza y sacar adelante a su hija Laura (Pilar Gil), una joven cuya leve cojera la ha transformado en un ser patológicamente inseguro, volcada exclusivamente al cuidado de sus figurillas de cristal. Amanda está obsesionada por encontrarle un pretendiente a su hija. En fin, Amanda resulta un personaje desmedido que provocará la sonrisa de los espectadores. Junto a ellas, Tom (Alejandro Arestegui), el hijo ambicioso que se debate entre el deber de cuidar a su familia y el deseo de salir al mundo. Tom es un reflejo autobiográfico de su autor. El último personaje es Jim (Carlos García), el deseado pretendiente que ha buscado Amanda para su hija y que no podará serlo, representa todo lo que la familia ha deseado. A su vez, impacta la figura del padre ausente, que está en boca de los personajes y cuya fotografía se destaca en momentos clave. La historia se cuenta desde la perspectiva de Tom, quien abre y cierra la obra con dos monólogos estremecedores, que en cierto sentido recuerdan hechos biográficos de su autor.