script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Gutiérrez Aragón, Beato de Liébana

Dentro de los actos de clausura del Año Jubilar Lebaniego, este sábado, 21 de abril, el Centro de Estudios Lebaniegos de Potes albergó la entrega de los I Premios Beato de Liébana, galardones anuales creados por el Gobierno de Cantabria, para reconocer el papel en el desarrollo de la cultura y el pensamiento, y que, en esta primera edición, han sido otorgados al exministro y expresidente de Parlamento Europeo, Josep Borrell, y al cineasta y escritor cántabro Manuel Gutiérrez Aragón.


Según el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, no ha sido difícil encontrar 'otros más merecedores' para 'una saga' que llegará a tener 'gente muy importante'. En esta primera edición, y en relación a los dos nombres propios reconocidos, 'un catalán y un cántabro, unidos porque son universales, porque defienden la justicia, porque son intelectualmente y moralmente intachables y son un ejemplo para todos'.

De Manuel Gutiérrez Aragón, Revilla ha destacado su trascendencia internacional en el mundo del cine y, después en la literatura, con 'una dirección magistral' y premios y reconocimientos 'en todo el mundo'. Para los cántabros, el presidente ha dicho que ¡este premio es un Óscar de mucho valor' y el cineasta cántabro es merecedor del mismo desde su condición de 'un auténtico intelectual que transmite con sus imagines y libros en una línea progresista y abierta'.

Por su parte, Gutiérrez Aragón ha recordado el inicio de su carrera con Habla, mudita y las tomas en las cumbres de Liébana, donde colocaron una pequeña cabaña en la que, por cada ventana, se veía un paisaje espléndido cuando en un mes de agosto hicieron la localización pero que, en aquel octubre, durante el rodaje, tapaba la niebla. 'El cine no se paró' y, al igual que en el cine, Guriérrez Aragón ha llamado a 'seguir trabajando' en estos 'tiempos de incertidumbre'.