script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

Crítica: "Nos miran" (2002), por Paco España

-Nos miran pero yo no los veo-. Debut en la dirección de Norberto López Amado, basado en un relato de Javier García Sánchez  titulado Los otros (simple casualidad), con guión de Javier Guerricaechevarría, colaborador habitual de Alex de la Iglesia.

Nos miran está emparentado con El resplandor, Los sin nombre o Los otros, pero su parentesco es lejano, muy lejano por tres importantes diferencias, García Sánchez no es Stephen King, López Amado no es Alejandro Amenábar ni Carmelo Gómez es Jack Nicholson.

La propuesta es, en principio interesante, ¿qué pasa con las personas que han desaparecido repentinamente sin dejar rastro?, pero con el paso de los minutos puedo observar varios aspectos que lastran el ritmo y por consiguiente el interés de la película; la poca capacidad de síntesis, para dar más posibilidades al espectador despistado, como cuando el protagonista descubre que los que 'nos miranpueden ser vistos a través de un espejo o de una superficie pulida, es entonces cuando el director nos los muestra en cuatro escenas consecutivas reflejados en espejos, baldosas, paredes y cristales.

Otros aspectos negativos son el poco provecho del personaje de Karra Elejalde, la falta de credibilidad  o las situaciones previsibles como es el caso del fantasma del vídeo o la exposición del trauma infantil del protagonista. Poco a poco el interés inicial  desaparece y aumenta la frecuencia con la que se mira el reloj. –mala señal-

En el plano positivo, además de la evidente valentía y riesgo al exponer este resbaladizo tema, la película cuenta con una de las cineastas mas destacables de nuestro panorama cinematográfico, alguien que desde que hizo El sur no ha perdido el norte, se trata de Icíar Bollaín que hace un trabajo estupendo como esposa del atormentado policía protagonista. 

Estamos acostumbrados a su calidad ya sea interpretando, dirigiendo o escribiendo. También destacaría la escena en la que el protagonista ve por primera vez, junto a sus hijos, a una de 'ellos'  reflejada en un camión cargado de espejos que se ha detenido en un semáforo.

Es necesario estimular la imaginación del espectador para que este pueda crear su particular realidad y para eso necesita disponer de su espacio que en Nos miran no se facilita, se intenta dar todo pensado. Crítica publicada en 2002 en Panorama de Cine.