script

CONSIGUE AQUI TUS ENTRADAS SIN COLAS...

La pintura de Quintanilla y el cine del exilio republicano

Este lunes, 19 de Mayo, el ciclo "Buñuel, Ontañón, Quintanilla y el cine de la República", una de las numerosas citas organizadas con motivo del 75 aniversario de los frescos "Ama la paz, odia la guerra", de Luis Quintanilla, regresa al Paraninfo de la Universidad de Cantabria. A partir de las 19:00 h., dentro del amplio programa de actividades culturales, el Aula de Cine presenta una mesa redonda bajo el título "Quintanilla y el cine de los exiliados republicanos". 


La Sala Fray Antonio de Guevara albergará esta ponencia en la que participarán el profesor de la Universidad de Cantabria e investigador cinematográfico Antonio Santos, el realizador y documentalista Iñaki Pinedo, y el historiador de cine José Ramón Saiz Viadero. Esta cita se suma a la celebrada el pasado martes 13 con el epígrafe "Quintanilla y el cine español hasta la Guerra Civil", en la que participaron la historiadora del arte (y biógrafa de Quintanilla) Esther López Sobrado, el documentalista e historiador del cine español José Antonio Bello, y el propio Saiz Viadero.


La Sala de Exposiciones del propio Paraninfo también acoge, hasta el 14 de Junio, la muestra "Entre España y Rusia. Recuperando la historia de los niños de la guerra", una cita expositiva que cuenta con la colaboración de las universidades de Alcalá y Salamanca. El programa de actividades continuará durante todo el año con más conferencias, proyecciones... Los cinco murales que en 2014 cumplen 75 años fueron creados por el pintor Luis Quintanilla con objeto de exhibirse en el Pabellón Español de la Exposición Internacional de 1939 en Nueva York. El artista se desplazó a la ciudad norteamericana para realizarlos, pero nunca llegaron a exponerse ya que la Guerra Civil concluyó antes del comienzo de la muestra. Durante medio siglo se les dio por desaparecidos, redescubriéndose, en 1990, en la misma ciudad. En febrero del año 2007, los murales fueron rescatados (adquiridos, trasladados a Cantabria y restaurados) gracias al mecenazgo de Banco Santander.